2.07.2009

LA FOTOGRAFÍA SURREALISTA


INTRODUCCIÓN


¿Qué importancia tiene la fotografía dentro del movimiento surrealista? ¿tiene la fotografía un lugar esencial? Estas preguntas me llevan a investigar acerca de la fotografía dentro del surrealismo; qué autores o fotógrafos se interesaron en este movimiento y, dentro de éste, quienes los contrataron y en dónde los publicaron.

Man Ray, André Breton, vers 1930

Con base en el movimiento surrealista, la fotografía comienza a jugar un papel diferente al que jugaba en el siglo XIX conjuntamente con la pintura, de tal manera que, en este ensayo, me permitiré analizar qué es el Surrealismo y cómo encaja la Fotografía dentro de este movimiento, con base fundamental en la investigación de Roger Thérond.1

I

La fotografía tiene un lugar esencial en nuestra visión actual del movimiento surrealista y ha sido uno de los soportes privilegiados de la creación surrealista, las pruebas son abundantes.

Sin embargo, ¿podría lo anterior ser el resultado de una equivocación? Si uno revisa las páginas de las revistas surrealistas de la época, éstas no le dan a la fotografía el lugar que se merece. Dos ejemplos importantes2:

1. Los 12 números de LA RÉVOLUTION SURRÉALISTE –publicados el 1 de diciembre de 1924, bajo la dirección de Pierre Naville y Benjamín Peret y la supervisión de André Breton– constatan que las 444 páginas que totalizan la revista comprenden 208 ilustraciones de las cuales, 48 son fotografías que representan el 23% de estas ilustraciones. En estos números no aparece el nombre de Man Ray pero sí nombran a Blossfeldt, Seabrook, Boiffard y Nadar.

La Révolution Surréaliste, Portada del No. que aparecía Un perro andaluz, 1929

2. Las páginas de la revista DOCUMENTS, revista disidente, da la impresión similar a lo antes mencionado. Esta revista, bajo la dirección de Bataille, le imprime una orientación sensiblemente diferente. De un total de 603 páginas de la revista, no figuran más que muy pocas fotografías que reclaman un estatus “artístico”: 5 para Blossfeldt y 18 para Boiffard. Un número ínfimo de acuerdo al total de las ilustraciones.

Portada de la revista Documents de George Bataille

No hay que olvidar que las fotografías sirvieron de ilustraciones a los textos de André Breton. Se cita siempre el caso de la novela Nadja, en donde Jacques-André Boiffard realiza, en septiembre de 1927, 44 ilustraciones fotográficas en las cuales, nos da una excelente indicación del rol que le debe dar a la fotografía, es decir, de todos los elementos que deben ponerse en juego dentro de una historia. Así, uno podría recordar que los textos que Breton publicó en el MINOTAURE son acompañados de fotografías de Man Ray y de Brassaï y en L´AMOUR FOU de 1937 la ilustraron Dora Maar y Henri Cartier-Bresson.


Livre de Natja, por André Breton

Minotaure, Portada de la revista de 1939

En cierto momento, los libros válidos del Surrealismo, dejaron de ser ilustrados por dibujos, sin embargo, las fotografías que realizó Jaques-André Boiffard3, Breton las encuentra “muertas y desilusionantes” Boiffard le responderá el 26 de noviembre de 1928, dirigiéndole “una carta de ruptura definitiva, que sin duda alguna, estigmatiza el fracaso de esta tentativa de colocar la ilustración fotográfica en primer plano. Sin embargo, Thérond no menciona la “verdadera” causa de su separación del movimiento, es decir, las tomas fotográficas que le hizo a Simone Kahn, su primera esposa.

Jacques-André Boiffard, s/t, 1929

Por otro lado, conviene insistir en la importancia del recurso fotográfico “anónimo” en el cual, la fuente es, en general, misteriosa. Es un signo de la actitud de los surrealistas de cara a la fotografía, ya que queda huella de una profunda ambigüedad. Esto representa una de las tantas exigencias radicales de Breton. La fotografía “anónima” aparece así, como un objeto perturbado, experimenta cierta energía poética que uno puede encontrar en alguna parte en estado latente, en la fotografía se ve, de manera experimental, el “funcionamiento” real del pensamiento, la fotografía tiene la facultad, –fuera de toda preocupación estética o moral– de hacer brotar la poesía. Es la realidad superior de ciertas formas de asociación4. Todo lo que se activa enciende el espíritu y, como ejemplos, Breton cita a los sueños lúcidos, el riesgo de aglomerar fragmentos de títulos desacoplados durante el día; estos elementos de la realidad que aparecen fotografiados se le arrancan al mundo.

El arte no es más que una tontería, escribe Breton, parafraseando a Rimbaud, si no concierne a producir objetos bellos5. La pintura moderna –incluyendo a la fotografía– se ha de considerar en lo más alto del placer de los ojos; si ella va a rivalizar con la poesía, la forma más completa de creación, ella ha de buscar nuevas maneras de sentir.

El Surrealismo, tal como lo define André Breton, es como un automatismo psíquico por el cual, uno se propone experimentar […] el funcionamiento real del pensamiento […] en la ausencia de todo control ejercido por la razón y fuera de toda preocupación estética o moral,6 de tal forma que, el surrealismo lo concebía como una “fábrica mental” que desarrollaba sus productos a partir de planteamientos sociales, artísticos o literarios.7

En la oficina de RECHERCHES SURRÉALISTES –Oficina de Investigaciones Surrealistas8– abierta el 11 de octubre de 1924 en el Hotel de Berulle, 15, rue de Grenelle, los objetos más diversos, están destinados a provocar “relámpagos”. Ahí la fotografía tiene su lugar, al igual que las pinturas idiotas, los decorados, los lienzos de saltimbanquis, los letreros, un dibujo de Max Ernst con las “hermosas fotos” de Man Ray.

Oficina de Investigaciones Surrealistas, Octavilla surrealista (Papillon)

II

Man Ray es, ciertamente con Brassaï, una de las figuras dominantes del Surrealismo fotográfico. Si Man Ray siempre ha estado en el primer rango del pequeño círculo de reunión de Breton, Brassaï denuncia que sus fotografías están por equivocación situadas dentro del surrealismo. La asimilación de esto último, en efecto, es un malentendido, Man Ray considera que las fotografías de Brasaï son surrealistas porque ellas revelan un Paris fantasmal, irreal, ahogado en la noche y la niebla9. Brasaï piensa que el surrealismo de sus imágenes no son más que otra cosa que la realidad rendida a lo fantástico de la visión”. Yo no busco más que experimentar la realidad porque nada es más que surreal.10

El interés de Brassaï, en sí, es una forma de realismo literal que toma como fuente a la pintura y a la novela de mediados del siglo XIX. Para él, la fotografía es abordada de tal manera que busca perderse en lo real como una de las aspiraciones predominantes de la era moderna, convirtiéndose en parte de la historia de la fotografía como “el hombre de la noche”11.

Brassaï, Magique circonstancielle, 1931

En cuanto a Man Ray, su forma de trabajar, pudo haber molestado a Breton, posiblemente por su manera de ser, astuta y a la vez “Naif”, su propensión a buscar grandes fortunas y además compartirlas y, por su falta de conciencia política, Breton lo calificó de “pre-surrealista”12. La total autenticidad de su pintura, así como la banalidad de sus propósitos pudieron provocar la ira de Breton; sin embargo, no sucedió así, porque la obra fotográfica de Man Ray, indiscutiblemente, se sitúa en el corazón del Surrealismo.

El discurso espontáneo de Man Ray se transmite como “energía automática o subconsciente”, en donde uno posee reservas ilimitadas, las cuales son suficientes para emanar los sentimientos reprimidos o conservadores13.

Man Ray en todos sus escritos y entrevistas que dio, no deja ver que haya tenido una actitud “blof” pero sí entretenida. Un artista, según él, debe ser un ser privilegiado capaz de liberarse de todas las convenciones sociales, en cuya meta debería alcanzar la libertad y el placer; por lo tanto:

El arte debe ser un placer sin esfuerzo

La fotografía no es solamente un lugar de acercamientos insólitos o asociaciones inhabituales, sino también de manipulaciones que engendran un gran hallazgo que modifica la identidad de las cosas y poetiza lo real. Así, en el resultado de estos juegos de azar, se llega a desarrollar un proceso metódico y paciente.

Man Ray, s/t, Rayograma, 1943

Los ejemplos abundan; uno de ellos es el retrato de la marquesa Casati14 que en 1922, Man Ray describe en su autobiografía como resultado de un azar: la iluminación que utilizó para este retrato, venía de una instalación eléctrica vieja e insuficiente, de tal manera, que le pidió a su modelo que se moviera lo menos posible, pero la marquesa, dice él, posó como si la estuvieran filmando y, esta noche, cuando reveló los negativos, todos ellos mostraban las imágenes barridas. Como la marquesa no tuvo noticias de Man Ray, poco después ella le habó por teléfono, Man Ray le dijo que los negativos no valían nada, pero ella insistió en verlos por malos que hallan sido. Sacó algunos donde podía distinguir un semblante de una cara donde se veían tres pares de ojos, esto se podría tomar como una versión surrealista de una medusa y precisamente estas son las fotos que le encantaron a la marquesa: diciéndole a Man Ray que realizó el retrato de su alma y le pidió una docena de copias.

Man Ray, Marquise Casati, 1922

La utilización de innumerables trucos técnicos, a los que Man Ray recurrió, no tienen como objetivo, contrariamente a lo que se han dicho, el alejamiento de la fotografía de la pintura, al deshacer o destruir el modelo fotográfico. Refiriéndose a esto, la práctica de Man Ray es ejemplar. Así él se deja llevar por los azares, pero, al mismo tiempo, no deja de utilizar todos los recursos de su oficio para alejarse de su trivial realidad. Lo hace como lo hacían sus predecesores pintores, retocando, rencuadrando y enfrentando todas las asperezas de una realidad equivocada y banal15.

Hicimos un bonito entierro de la fotografía pictórica y de los procedimientos de la antigua forma de realización: goma, carbón y bromuro. Oímos proclamar que la verdad de la fotografía estaba en su reproducción fiel de los objetos y solamente eso convenía a los realistas. Pero nuestros discursos modernistas escondían la realidad del oficio y, como eso les importaba poco, solamente contaba el resultado milagrosamente conseguido.16

Para Man Ray, la fotografía forma mecánicamente el acercamiento de la realidad y, por lo tanto, el medio ideal del surrealismo; pero, contrariamente a lo que se podría pensar, como desmaterialización de la fotografía no está exclusivamente ligada a la utilización de los procedimientos fotográficos nuevos o a los trucos técnicos (sobre-impresión, internegativos, solarización, reticulación) que son frecuentemente utilizados en las imágenes de forma profesional y sirven para señalar su originalidad artística e imponerle un estilo inmediatamente reconocido. El único artificio que Man Ray utiliza constantemente es el reencuadre que se ha reenmarcado con lápiz o pluma o que se ha doblado el contacto, lo emplea siempre para modificar sus imágenes.

Lo que era, para Man Ray, al principio, una desventura técnica por la falta de iluminación u óptica adecuadas, creó rápidamente una regla: el azar a su favor. Y comenta:

Ciertas de mis fotos, las mejor hechas en blanco y negro, no eran más que engrandecimientos de detalles y del cuerpo. Dando detalle a una textura inherente a la fotografía, todavía fui más lejos, emplee el grano grueso y la inversión parcial del negativo y otras variantes técnicas, desaprobadas por otros fotógrafos convencionales.17

Es cierto que alguna de sus imágenes más grandes conjugan así todos los procedimientos pero, el recurso a estos, no es imperativo para obtener un efecto de irrealidad, así una imagen como la “escultura inmóvil”18 realizada en 1920 no se da como una simple representación de una tela secándose en el aire, pero sí pretende responder al interrogatorio de Da Vinci a la pregunta: ¿cómo pintar el viento? La materialización del “soplo del aire” en la imagen, según el deseo de Man Ray de liberar la obra de arte de toda su materialidad, en donde el estado primitivo de la sociedad francesa no vacila más que en pensar que la obra simplemente representa el secar la ropa íntima en publico y, por lo tanto, no se percata de que el autor sólo quiere responder a la pregunta de Leonardo. La revolución surrealista sugirió el título de “France” para esta obra, porque la sociedad francesa sugirió que Man Ray suponía cómo la sociedad francesa ponía su ropa a secar19.

Man Ray, Moving Sculpture, 1920

Generalmente, se oponen las imágenes del pictorialismo20, todavía activas en los años 20s y los nostálgicos del gran arte pictórico a aquellos jóvenes de la fotografía moderna, adeptos a las fotografías puras y netas; se oponen, por tanto, al mito de la representación mimética como único propósito del medio.21

Hans Bellmer, La Poupée, 1935

Los surrealistas, según Benjamín, son los últimos instantes de la inteligencia europea, se ponen deliberadamente al margen de esta discusión. Que se trate de Man Ray, Hans Bellmer, Dora Maar, Claude Cahau, Raoul Ubac, o Jaques-André Boiffard, todos ellos utilizaron plenamente el efecto real de la fotografía, para magnificar su efecto funcional, utilizando los medios que estaban a su disposición y esta subversión del “léxico fotográfico” funda la nueva poesía visual.

Dora Maar, 29 rue d´Astorg, vers 1936

Dali, en su apología sobre el pintor Meissonier, publica en el prefacio del catálogo de su exposición de 1933, insistiendo sobre el carácter “concreto obsesivo” del realismo académico, solamente el “fetichismo ilusionista” puede objetivar fantasmas, visiones y sueños. La fotografía por poco que se vea como un documento, es como una huella de la- realidad que se aferra mecánicamente y puede expresar “delirios de exactitud irracional”22.

Jacques-André Boiffard, s/t, vers 1930

CONCLUSIÓN

El Surrealismo, ciertamente, no ha transformado el mundo, ni cambiado la vida, ni tampoco rehace todas las piezas del entendimiento humano; pero sí nos ha enseñado a desafiar, a través de la fotografía, que no se inventa nada y que no se miente”, la fotografía surrealista permite acoger, como decía Cartier-Bresson en el prefacio de la imagen, al salvajismo, el verdadero hecho relacionando con la realidad profunda, que no expresa más que lugares comunes de la representación.

Henri Cartier-Bresson, Barrio Chino, Barcelona, 1933

El Surrealismo parece ser arrogante –porque lo acapara todo– pero no lo es, abre así un camino a una fotografía que se aproxima a un sueño. El Surrealismo se hizo sinónimo de fantástico. Dalí señaló este fenómeno cuando habló con Breton en NY en 1936 acerca de los aparadores de las tiendas más lujosas y de los autores de dibujos animados que se jactaron de ser surrealistas.

Se puede decir que la pintura surrealista es fantástica, pero no se puede hablar de que toda la pintura fantástica sea surrealista23.

NOTAS

1
. Roger Thérond. Surréalisme, Éditions du Chêne, France, 2001
2. Ibid. pp. 9-10
3. (1902-1961) nació en París. Él era un estudiante de medicina hasta 1924, cuando se reunió con André Breton a través del escritor surrealista Pierre Naville. A partir de entonces, decidió dedicarse a la investigación surrealista en la Oficina de Investigación surrealista, escribiendo el prefacio con Paul Eluard y Roger Vitrac a la primera cuestión de la Revolución Surréaliste. Prefiriendo la fotografía a la literatura, se convirtió en el asistente de Man Ray. Durante la década de 1920 tomó retratos de la escritora Inglés Nancy Cunard y fotografías de París que Breton utilizó para ilustrar su novela Nadja. En 1928, fue abruptamente expulsado del movimiento surrealista por tomar fotografías de Simone Breton. Desde 1929 fue estrechamente asociado con Georges Bataille y su publicación “Documents”, en donde su trabajo más conocido fue publicado. Tras la muerte de su padre en 1935 Boiffard reanudó sus estudios para obtener un doctorado en medicina en 1940 especializándose en radiología, de una vez por todas poner fin a su carrera como fotógrafo. En www.wikipedia.org/wiki/Jacques-André_Boiffard.
4. Breton en Thérond. Op. Cit., p.10
5. Ibid. p.10
6. Ibid. p.10
7. Cathrin Klingsöhr-Leroy. Surrealismo, ed. Taschen, Barcelona, 2004. p.25
8. Ibid. pp. 10-11
9. Therond. Op. Cit., p.11
10. Ibid. p.11
11. Roger Grenier. Brassaï, ed. Thames and Hudson, Italy, 1988. s/n
12. Man Ray. Autorretrato, ed. Alba, Barcelona, 2004. p.329
13. Thérond. Op. Cit., pp.11-12
14. Man Ray. Op. Cit., pp.204-206
15. Catharin klingsör-Leroy. Op. Cit., p.90
16. Man Ray en Thérond. Op. Cit. 2001. p.12
17. Ibid. p.11
18. Thérond. Op.Cit., p.81
19. Ibid., p.12
20. Pictorialismo: su propósito era contar con un máximo de recursos en el manejo de la sintaxis fotográfica –impresión fotográfica– para acercarse a las corrientes pictóricas contemporáneas –desde el Naturalismo hasta el Impresionismo–, y alejarse lo más posible de la documentación fotográfica –Documentalismo. en Laura González Flores. Fotografía y Pintura ¿dos medios diferentes? Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 2005. p.181
21. González Flores. Op. Cit., p. 182
22. Thérond. Op. Cit., p.13
23. Alfred Barr en Thérond. Op. Cit. 2001

BIBLIOGRAFÍA
y FUENTES DE CONSULTA

• Grenier, Roger. Brassaï, Thames and Hudson, Italy, 1988.
• González Flores, Laura. Fotografía y Pintura: ¿dos medios diferentes? Gustavo Gili, Barcelona, 2005.
• Klingsöhr – Leroy, Cathrin. Surrealismo, Taschen, Barcelona, 2004.
• Ray, Man. Autorretrato, Alba, Barcelona, 2004.
• Thérond, Roger. Surréalisme, Éditions du Châine, France, 2001

• http://www.wikipedia.org/wiki/Jacques-André_Boiffard última consulta: noviembre 2008

8.06.2008

IMAGO


¿Cuál es el significado iconográfico de la mujer en nuestra sociedad?

homenaje a HANS BELLMER


En la Alemania Nazi de la Segunda Guerra Mundial, la mujer adquirió del hombre Nazi, un símbolo de nación con el objeto de proyectar y estabilizar la imaginación de la identidad nacional, conservando las características de superioridad de la raza germana y, también para delinear su parte despereciable y extraña. En nuestra realidad latinoamericana, también la mujer adquiere del hombre un símbolo, pero no de nación ni tampoco para conservar las características de una raza ideal, sino para caer en el concepto de objeto del deseo del hombre machista.

Actualmente, la imagen del cuerpo es considerada en el arte contemporáneo como un signo en crisis que ha sido interpretado como una luz que anuncia un síntoma. Imago representa, por lo tanto, una crisis psico-sexual, en donde el hombre negocia su identidad en un campo de fuerzas en conflicto: su ansiedad, sus deseos reprimidos, su infancia, su horror del cuerpo femenino y su necesidad de control, mezclan el cuerpo de la mujer, fragmentándola con un fuerte deseo de fusión con el otro sexo.

Imago, por consiguiente, es un concepto –lacaniano– relacionado con la imagen especular o espectral que experimenta una persona al verse reflejada en un espejo.

Cada Imago es definida por una ambivalencia; puede ser casta y provocadora, cerrada y abierta, poseída y posesiva, es decir: histérica. Imago es, al fin, una criatura de éxtasis erótico continuo.

Toda la nueva atracción sexual de la mujer vendrá de la posible utilización de sus capacidades y recursos espectrales, es decir, de su disociación, descomposición carnal, sensual y sexual.

La mujer será espectral por la desarticulación y la deformación de su anatomía. Así el cuerpo entra en un proceso de confusión que conduce a la disolución de la identidad, por lo tanto, el cuerpo escapa a una definición, el cuerpo ya no es nada seguro, dando paso a una ambición de modificar el orden de la creación.

Imago es un objeto fetichista y protestatario, le da cuerpo al deseo y a sus fantasmas que se materializan en la imagen fotográfica; es una metamorfosis del cuerpo, un desdoblamiento del espejo, la multiplicación, la escisión, la reversibilidad y la fusión. ew

7.10.2008

DIARIO de una CAJA de CHOCOLATES


por lazlo lozla
2001 - 2002
Prologo

Recibir una caja de chocolates pensando que los chocolates tienen una carga de sustancias que producen en el cerebro la sensación de bienestar y de sentirse querido, me hacen notar que también recibirlos de alguien especial con quien se comparte un pedazo de la vida crean la misma sensación bioquímica en el cerebro; si a esto le añadimos el saborear dicho chocolate, pues se cierra un ciclo de pensamiento, una sensación en la boca y una percepción de la otra persona envuelta en un sabor que sólo aquellos que disfrutan del chocolate podrían comprender.

La caja de chocolates, la cual es la protagonista de este proyecto, es una caja de marca Assorted Premium Belgian Chocolates, contiene 454 gr. (16 Oz.), no tengo ni idea de cuanto sea esto en grasa corporal, la verdad no tengo la intención de averiguarlo, desgraciadamente la sensación en el paladar dista mucho de lo que acontece en el sistema digestivo, el hecho es que ya pasado el producto por la laringe, pues sólo la bulimia podría ponerle remedio a tal acto acontecido, pero como yo no soy bulímico ni anoréxico, el chocolate, espero, tenga un final de cuento.

Existe un problema de peso en esto de comer chocolates de cajita, no se si a ti te pase pero cuando uno abre la tapa de la caja, los chocolates se encuentran muy bien ordenaditos en sus correspondientes espacios, generalmente nadie te informa el contenido interno de cada uno, y en lo particular, a mi no me gustan todos los rellenos y tampoco soy tan derrochador de morderlos todos para ver cuál es el que más me agrada.

En este caso, voy a tener la osadía de comérmelos uno a uno en orden para luego, describir mis emociones y mis pensamientos acerca de la degustación de los “assortiment de luxe de chocolats belges”. No obstante quiero aclarar que esta cajita si tiene una descripción del contenido interno, pero no pienso leerla antes de comerme cada chocolate, sólo lo haré para titular cada segmento de este diario.


White Chocolate buttercream whit mocha
on a dark pra line base

dic 8, 2001 alrededor del fin del día

Es difícil describir el sabor de un chocolate, bueno ahora me enfrento a este problema porque he decidido hacerlo; la verdad es que puedo decir, como mucha gente lo hace: “mmmmhhh”, “aaahhhhh”, “yomiyomiyomi”, “chispas”, “atiza”, “que riquiricura”, “sabroooooooso”.

A mis perros les gustan las golosinas y, por supuesto los chocolates, cuando les convido alguno –claro que estos chocolates no–, a uno de ellos se le dilatan las pupilas, podría decir de una forma muy pomposa que sus pupilas sufren una “midriasis” al saborear el chocolate y una “miosis” al escasear el producto. Yo creo que a mi me pasa lo mismo, solamente que no me estoy viendo en un espejo para ver mi reacción pupilar.

Qué esperar cuando el chocolate está en la lengua, se va a deshacer como una crema, se esparcirá por el paladar y con la saliva se ira tragando hasta que la boca quede limpia de cualquier rastro de buttercream con mocha. Creo que eso pasa, pero también corren por la mente y por el alma recuerdos del remitente de la caja, de la carta que la viene acompañada, de los sucesos y las experiencias que se han venido dando. Qué inteligente regalo, que astuta forma de evocar el recuerdo, qué poderosa manera de ligar el presente con el pasado y qué extraordinaria experiencia que se canaliza en un acto creativo.


milk Chocolate pra line
whit caramelized hazelnut bits

dic 9, 2001 por ahí del medio día

“Cerca del ríííooo hay un sendeiro,
donde la tarde carameeéelo,
cerca del rio yooóoó me pierdo,
me encontrarééé
cuando me encuentreéeééee con tu beéesou”.

El cantaor entona repetidamente esta frase llena de alusiones –o fijaciones– orales y yo, tragando chocolate y descubriendo con harto asombro que tiene pedacitos de “hazelnut”, es decir de avellana triturada, a mi estas cositas en la boca que se esconden entre los dientes, atrás de las encías y en donde quepan, pues no me gusta, pero mi valentía va primero y a mover la lengua como cantaor para limpiar todo lo que se va quedando al ritmo de “Alegrías” ejecutado por un magnífico guitarrista llamado Vicente Amigo.

Este chocolate me lo tuve que comer rápido porque se me empezó a derretir en los dedos y, la verdad, preferí que lo hiciera en mi boca; la música comenzó a mezclarse con la sensación de liquidez que iba recorriendo mi garganta y con el sabor que se aferraba a mi paladar, sin importar demasiado que los trozos de avellana se atoraran por todos lados como si se negaran a ser tragados y enbullidos por el esófago.

Me pareció sentir el paso del chocolate, de forma similar al paso de un dedo recorriendo mi nuca y mi columna vertebral, como si una pluma tocara mis entrañas y estas últimas me devolvieran sentimientos que se hallaran en el fondo de un baúl abandonado y, por si fuera poco, todos llenos de melcocha e irreconocibles.


Dark chocolate
dark truffle whit vanilla

dic 9, 2001 cerca de las diez de la noche

Que sorpresa morder un chocolate y darse cuenta de que en el interior no está duro, es cremoso y amargo, es agradable pero es suficiente sabor como para no comer otro igual.

Parece que cuando se satisface el gusto por algo o por alguien, ya no quedan ganas de seguir con la satisfacción o el placer, éste no puede durar más.

Se parece al acto sexual en donde se debe mantener, entonces, el buen sabor de boca, la memoria de un momento en donde se combinan olores, texturas, formas, ruidos, temperaturas, humedad y sequedad, luces y sombras, agitación y calma, fuerza y debilidad, aspiración y expiración, inspiración, sudor, lágrimas y risas, rasguños y caricias, besos y mordiscos, menos y más, más y menos.

Sin embargo, también puede dar asco, es bueno mientras dura, cuando no es así, queda la decepción, el vacío y la tristeza de haber hecho algo lleno de nada, lleno de ausencia de vida y vacío de todo. Da igual comer chatarra y llenarse las venas de agua, que tragarse un chocolate como éste con un sorbo de refresco de grosella.


milk chocolate
p a l e pra line

dic 10, 2001 por la mañana

Por recomendación del remitente de la caja de chocolates, los metí al refrigerador ayer por la noche, y ahora, por la mañana, saqué la caja del refri, la abrí y cogí el chocolate en turno. Oh sorpresa ¡durísimo y super frío! El sabor se perdió, la textura también y el relleno suave pues cuál suavidad; mi paladar, mis muelas y mi lengua sólo tuvieron contacto con un cuasi-hielo.

La verdad no recomiendo tanta frialdad en un buen chocolate, sobre todo cuando éste no contiene sebo; un chocolate elaborado con pura manteca se disimula con el frío, como el granillo o los chocolates del Sangrons o las paletas payaso, pero el protagonista de esta mañana, pues no se come así… frío y duro.

Cuando terminé de tragarme el “hielo”, me quedé “idem” y salí de mi casa a hacer lo que tenía que hacer. En el camino pensé en la experiencia que me dejaba este chocolatito y llegué a la conclusión de que este último fungió a manera de espejo, en el cual reflejé mi frialdad, mi dureza y mi disimulo.

Creo que de vez en vez, tengo que salirme al sol para darme una calentadita.


milk chocolate caramel
and pra line with hazelnut bits

dic 11, 2001 por la madrugada

El sueño a estas horas puede más, sin embargo, aquí estoy comiéndome el siguiente chocolate.

Comerse un chocolate sin apetecerlo es diferente a comerse un “hielo”; es parecido a tomarse la píldora que te toca a media madrugada, simplemente te la tomas: te despiertas, buscas tu vaso de agua, tu pastillita, te la tragas y a dormir otra vez; de lo único que te acuerdas por la mañana es que efectivamente sí te la tragaste y que ya te toca la otra.

En este caso y con este chocolate me pasó lo mismo, y para colmo, estaba lleno de trocitos de avellana, lo único que lo salvó un poco fue el relleno de caramelo, pero por lo demás, fue un acto intrascendente.

Cuántas personas circulan por mi vida y me las tengo que tragar, algunas parecen trocitos de avellana, otras puro caramelo, otras están rancias, otras frías, otras amargas, otras… lo peor es que no he aprendido a decir ¡no quiero!


dark chocolate with butter cream
mint crisp wrapped in gold foil

dic 11, 2001 por la mañana

Este chocolate viene envuelto con un papel dorado, es el único de toda la caja que así viene, ¿por qué? no lo se, algo ha de esconder, ha de ser especial entre todos los demás; así es que desenvolví el chocolate y me lo llevé a la boca; lo mordí y descubrí un sabor fuerte de menta hecho con una suave crema que combinado con el sabor amargo del chocolate, realmente lo hace a este último muy especial.

¿Será entonces cierto que todo lo que brilla es oro o será que no es oro todo lo que brilla? Yo creo que la expectativa que uno tiene de las cosas da la respuesta particular, si a tí te gusta la menta cremosa y el sabor fuerte, seguramente el oro te brilla; de lo contrario te será un mugroso papelito de aluminio dorado.

La esencia de las cosas o de las personas siempre se encontrará envuelta, dependerá de uno si lo que se busca es la esencia o la envoltura.


dark chocolate
dark truffle with raspberry

dic 12, 2001 por la madrugada

A estas horas de la madrugada, el chocolate que me acabo de tragar –porque no me supo–, pues la verdad no me gustó, con eso de que el chocolate es el viagra azteca, con el cansancio que me cargo no creo que me haga efecto alguno, lo único que con certeza puedo decir es que el “raspberry cream” estaba demasiado ácido y el chocolate demasiado amargo.

Con esta variedad de sabores y formas que contiene la caja, las sorpresas no dejan de llegar, qué tanto se quiere un solo tipo de chocolate, se tendrá que acabar una caja completa para decidir por alguno, si esto es verdad, en dónde se compran los chocolates por separado.

En la vida –desde que uno es un puberto–, uno quiere, generalmente, relacionarse con el sexo opuesto. Existen muchos tipos de chocolates; sin embargo, no es tan sencillo probarlos todos para saber cuál es el que uno se querrá comer toda la vida, yo no creo que sea un solo chocolate el que se tenga que comprar y consumir toda la vida, me parece que por eso las personas venimos de forma surtida, a veces en cajita, a veces en bolsita y a veces a granel.

Si uno de estos chocolates no te gusta, no te lo debes comer afuerza, nada más porque viene en la caja, o porque tiene un costó, o porque te los regalaron con mucho cariño. Si es necesario dejarlo, adelante, no vaya a ser que te cause un malestar en el estomago y, peor tantito, en el alma y pueda ser algo que no tenga vuelta de hoja.


Hazelnut pra line whit hazelnut bits
Enrobed with white chocolate

dic 17, 2001 por la tarde

Tenía unos días de no comerme ningún chocolate, la tarde, la música, mis perros y el chocolate en turno, pues… una delicia, dos chocolates en uno –blanco y obscuro-, y los pedacitos de avellana bien, pero bien, triturados, así sí, así me gusta, que no se me atore nada en las encías.

Comerlos no es tan difícil, pero escribirlos como diario es más complicado. Si este diario fuera escrito por un obeso comedor compulsivo, tal vez diría: querido diario, me gustaría otra caja de chocolates porque ésta ya me la englutí, lo único que te puedo decir es que tengo sueño, estoy mareado y necesito un vaso de leche para que los chocolatitos amarren en mi inmenso estómago.

La realidad de esta caja de chocolates es especial, son chocolates de excelente calidad y la variedad tiene sus sabores, los chocolates merecen que se les aprecie, así como a todas las personas, no quiere decir que toda la gente sea tragable, hay amargos, excesivamente dulces, duros, con dos o más capas, con diferentes rellenos, con adornos, con diferentes formas, muy aguados, derretidos.

Lo cierto es que el que me acabo de comer, me hace pensar en quién podría ser su equivalente en persona ¡de_li_cio_so!


dark chocolate
with truffle with Irish Cream

dic 17, 2001 el jueves pasado

O sorpresas, otra más en la cajita de chocolates, busco el chocolatito en turno y no lo encuentro, ¿qué pasó? ¿en dónde está? El jueves pasado vino la muchacha que hace la limpieza de la casa, seguramente elle se lo comió, sino quién, ¿los perros?, no me hubieran dejado nada.

Creo que hay un chocolate que no podré saborear, sólo me imaginaré que es de chocolate obscuro con trufa y crema irlandesa, suena bien, tal vez le pregunte a Isidra –la muchacha–, tendré que pensar la pregunta: ¿a qué te supo el chocolate que te comiste? ¿te pasó algo por la mente o por el corazón? ¿no te gustaron y por eso no te comiste más? ¿por qué no te comiste el que seguía en turno? ¿por qué no el último o el penúltimo? ¿quieres otro?

Son muchas preguntas, no se si le deba preguntar, lo que si se es que los chocolates se deben compartir, recuerdo una vez un cajón en la recamara de mi madre, en el cual encontré una caja de chocolates, no aguanté la curiosidad y las ganas de abrirla y robarle un chocolate a la caja y, por supuesto a mi mamá. Otra sorpresa que me dio la caja es que el contenido de su interior consistía en puros chocolates rancios echados a perder, no se cuanto tiempo llevaban ahí. Esto es muy común en mi madre y es una gran lección para no guardar la comida y compartirla con quien más uno quiera.

Cuando Isidra empezó a trabajar conmigo, yo claramente le dije que toda comida que hubiera en esta casa, la podía consumir, con la condición de que no me dejara sin nada, le agradezco que no se acabara los chocolates y que sólo se hubiera comido uno.
Ella no sabe del diario –por supuesto.


dark chocolate
with truffle with orange cream

dic 30, 2001 hace una semana

La falta de inspiración está al día, mi “gran experiencia” como escritor se hace presente en este proyecto, no tengo ni idea de lo que este chocolate me pudo ofrecer, sólo recuerdo que el sabor ácido de la crema de naranja en combinación con el chocolate amargo no me gustó en absoluto, por lo tanto puedo concluir que en la vida existen cosas que no nos dicen nada a pesar de probarlas, son de esas cosas que pasan y ya.

En este caso traté de recordar el hecho para poderlo describir, de lo contrario, este chocolate podría permanecer en esta caja hasta que alguien lo descubriera.

Me pregunto ¿qué sería de mí, si me pareciera a este chocolate? Sería probado por alguien que sólo querría satisfacer su antojo o, de lo contrario, que nadie se le antojara comerme por que mi sabor no es grato. ¿Qué sería mejor? ser o no ser objeto del deseo del otro; por eso se nos antojan las cajas de chocolates, creo yo.


Pra line with rice crisps
enrobed with milk chocolate

dic 30, 2001 hace unos días

De la misma forma que el caso anterior, la falta de inspiración ayudó a que hasta ahora pudiera escribir acerca del presente chocolate, por cierto, exquisito.

Es curioso que existan cajas de chocolates en las cuales, unas sólo tienen chocolates idénticos y, otras sólo tengan chocolates variados. ¿Por qué?, ¿qué sucede cuando se compra una caja de chocolates?, ¿se piensa en la persona que va a recibir los chocolates o se piensa en uno mismo, es decir, en el comprador?, ¿se prefieren las cajas o los chocolates a granel?, ¿finos o corrientes?, ¿nacionales o importados?

Como podrás ver, he encontrado una similitud de los chocolates con las personas, es inevitable pensar que el sabor de un buen chocolate es parecido a la calidad de un ser humano, sin embargo, los buenos chocolates cuestan o no están al alcance de cualquiera, entonces ¿la gente que vale, cuesta también o es inaccesible?

Si pensamos en el origen del chocolate, es decir, del cacao, pues éste realmente es barato, es la materia prima, sin embargo nuestras culturas no pudieron transformarla en exquisitos chocolates como lo hicieron los europeos y los gringos y, luego se los compramos envueltos en cajas o estuches maravillosos, así como sus formas, rellenos, sabores, consistencias y demás.

La esencia de las cosas no la debemos perder, esa no cuesta, esa no apantalla, esa no confunde, esa existe en el “cacao” que llevamos dentro, pero que nadie lo ha transformado aún.


Dark chocolate
milk truffle with amaretto

feb 11, 2002 en la noche después del gimnasio

No tengo ganas de cenar, más bien de prepararme algo, ensuciar trastes y, aparte, no he comprado despensa, lo peor es que no he cobrado ningún cheque, en pocas palabras: estoy jodido, sin embargo, un chocolatito no me cae nada mal, es la cena de hoy, en estos casos no me puedo poner muy exigente con el sabor, la textura y todas esas cosas que vengo analizando con los demás chocolates, la verdad o más aún, la mera neta, cuando se tiene una carencia se puede apreciar mejor lo que uno tiene y lo que a uno se le ha obsequiado; por lo tanto:

“Más vale prender una vela que renegar de la obscuridad”

Afortunadamente todavía tengo algunas velas en esta cajita.
Mmmmmmmm… se me antojó otro chocolate pero tendré que reservar los que me quedan.


white truffle with coffee flavor
enrobed with milk chocolate topped
with dark chocolate confetti

feb 14, 2002 por la tarde

Si imaginamos el sabor de este chocolate con base en el título arriba citado, lo más probable es que tantos ingredientes den un resultado en extremo barroco, sin embargo, no fue así, creo que hasta ahora ha sido el chocolate más delicioso de toda la caja; verdaderamente se me deshizo en la boca. Por qué no pusieron más de estos, es más, por qué no fabrican una caja de puros “white truffle with ………”, tal vez sí existan, habrá que buscarlos, a la mejor sólo en Bélgica.

Qué pena que sucedan estas cosas. Parece como si llevaras a un niño pobre a Disneylandia y luego lo regresaras a su realidad miserable; así me siento, quiero otro igual y ya no hay ¿acaso tengo que ir a comprar o esperar que me regalen otra caja para atragantarme sólo este chocolate? No es justo.

Parece que la vida es así, se prueba y se prueba y se prueba, y cuando algo o alguien nos gusta, pues “puff”, se acabó. Ya no hay más de eso ni más de esto. Lo único que vale es el recuerdo, por eso pensar que …

“fue bueno mientras duró”

… es saber, con certeza, que el porvenir es más difícil, ya que está lleno de gustos personales, la bronca es encontrarlos. De lo contrario es sencillo caer en el error de vivir de lo que fue y no querer aceptar las cosas como son y mucho menos como inevitablemente serán.


Milk chocolate dark pra line topped with caramelized hazelnut bits

mar 13, 2002 pasada la media noche

Ya no se si las emociones o los sentimientos se me presentan por los chocolates, sin los chocolates o a pesar de los chocolates.

El viernes pasado por la noche o el sábado por la madrugada he pasado por el acontecimiento más doloroso de mi vida, la muerte de mi adorado perro Vinnie. Estoy seguro que este chocolate y cualquiera de los restantes de esta caja, le hubiera encantado comérselo; como no lo hizo, entonces le brindo con todo mi cariño y mi corazón este chocolatito, creo que a él no le hubieran molestado los hazelnuts y, seguramente, querría más.

Si algo tiene este chiquito es que no le puso peros a su vida, simplemente, así de sencillo la recibió y la vivió; se dio, escuchó, perdonó, acompañó, amó, jugó y dependió incondicionalmente de mi.

Por lo anterior, mi querido Vinito, mi perrito adorado, donde quiera que estés, algún día nos encontraremos, gracias por todo lo que me diste, nunca de los nuncas te olvidaré…


Dark chocolate caramel
with natural orange flavor

mar 17, 2002 domingo por la tarde

Es triste saber que las cosas se acaban así como los seres queridos que se van u otros que se alejan, sólo nos queda su esencia de la misma forma que me ha quedado el sabor fuerte y acaramelado de este chocolate.

La única diferencia entre los chocolates y los seres queridos, que encuentro en este momento, es que los primeros yo decido comérmelos y así se van desapareciendo, pero a los segundos yo no decido que se vayan, simplemente se van, se mueren, se acaban.

No se si yo mismo soy el último chocolate de la caja o yo mismo soy la caja; no se si se me considera como un chocolatito depositado en la caja de otra persona que en cualquier momento decide devorarme, saborearme y tragarme o viceversa; que confusión, quién se come a quien, quien se disfruta más, quién se gusta más, quién quiere más, quién se harta más…

El acto de comer un chocolate ¿es el producto de la búsqueda de la felicidad o simplemente de un rato de placer? ¿existe el amor en el interior del chocolate o, tal vez, en el interior de quien regala el chocolate o en quien se lo come? ¿es amor o es una carga de dopamina en el cerebro o son ambas cosas o no son ninguna?

Lo único seguro es que esta caja se está terminando y no estoy seguro de nada sólo de que todo llega a su fin y luego…


milk chocolate with
butter cream with vanilla

mar 28, 2002 por la tarde

Este es el último chocolate que quedó por ingerir, muy sabroso por cierto, me parece que resume a todos los anteriores por el hecho de que ya no quedan más y, por lo tanto, lo he disfrutado más por la escasez que por la abundancia.

La sensación de pérdida la encuentro vivamente en estos momentos; en el final de las cosas, algo me falta, algo he perdido, algo se muere y alguien se ha muerto y no se cómo recuperarlo. Ante estas circunstancias encuentro la respuesta en unas frases de Elisabeth Kübler-Ross que dicen que:
es posible que no obtengamos
lo que deseamos,
pero Dios siempre nos da
lo que necesitamos.

Y cuando obtenemos lo que necesitamos, parece que lo recibimos en forma de luz porque:

Cuando crees que ya no puedes más
siempre aparece
(como salida de la nada)
una lucecita.

Esta lucecita
renovará tus fuerzas
y te dará energía
para dar un paso más.

Esta lucecita puede ser el detalle más insignificante de la vida, lo difícil es captarlo, ponerle atención.

Esta caja de chocolates estuvo llena de luces pero, a su vez, quien me la regaló está llena de luz. La simple caja colocada en una repisa de una tienda no irradia ni un ápice de luz, los chocolates necesitan que alguien les de un toque mágico y, después que alguien los coma, los aprecie y quede, finalmente, encantado.

Después de casi cuatro meses de elaborar este diario, me doy cuenta de la rapidez del pasar de la vida y de tantas cosas que van cambiando, aunque uno no lo quiera y se resista, las cosas cambian, se acaban y se modifican de la misma forma que lo hacen el pensamiento y los sentimientos; sin embargo, el alma siempre nos dará la fuerza para enfrentar semejantes transformaciones y, aceptar que el siguiente chocolate que me coma, sea, tal vez, el inicio de otra etapa de mi vida.


White chocolate
with butter cream With pistachio

marzo 28, 2002
el sábado 15 de diciembre del 2001 por la tarde

Nada más y nada menos que el remitente de esta caja de chocolates se le antojó comerse uno, sin importar el proyecto del “diario”, ella escogió el último chocolate de la última hilera, ¿a qué supo? Sólo esta persona lo sabe, así como otras cosas que nunca le conoceré y que nunca sabrá de mi.

El chocolate –no en turno–, el último, tiene forma de corazón y es blanco, yo se que al remitente le gusta únicamente el chocolate blanco porque el chocolate obscuro no le place precisamente, el que me los haya regalado es también porque a mi si me gustan los chocolates; y también sabe que los chocolates son para mi una caricia para el alma, un acto de cariño cuando se está solo.

El último chocolate de esta caja, qué mejor que el remitente de la caja para comérselo, para cerrar con este diario, esperando que estas líneas le sepan tan bien como a mi los chocolates. LL

7.07.2008

G R I D

por: eduardo warnholtz



En este ensayo, no pretendo analizar de forma profunda a Robert Mapplethorpe como fotógrafo, ni tampoco cuestionar su calidad de gay, sino mas bien su enfermedad y la relación que tuvo con respecto a la situación de Mapplethorpe como fotógrafo. Es importante comenzar con una pregunta: ¿el SIDA sólo le da a ciertas personas? ¿El SIDA no me puede dar a mi? ¿El SIDA nada más le da a los homosexuales? Obviamente, existen muchas respuestas, los avances en las investigaciones se hacen presentes en los libros y medios de comunicación masiva; sin embargo, el SIDA sigue creciendo en proporciones geométricas y la cura, dista mucho de ser encontrada. El conocimiento y desarrollo científico de los estudios del sistema inmune, se han incrementado a raíz del surgimiento del SIDA. No obstante, para mucha gente, sigue siendo una enfermedad que sólo les da a aquellos extraños y lejanos seres que hacen cosas raras.

Lowe-Morricone-Tennant 1 —Pet Shop Boys—, escriben el siguiente pensamiento, el cual hacen una referencia a lo anterior, ya que cuando se adquiere el SIDA, resulta casi imposible creerlo, a pesar de que lo que se ha contagiado no es más que una bomba de tiempo:

1 Ayer, recuerda cuán claro parecía
en los encabezados, citando revistas
Ve hasta el final, sabías que podías
Muy bien, hasta aquí.

2 Alguien preguntó: “¿Quiénes se creen?,
¿Quién paga sus cuentas?
¿Cómo llegaron tan lejos?”
Lo hice a un lado y cerré la puerta.
Hasta aquí, muy bien.

3 Ahora parece casi imposible
Tomamos demasiado
y despertamos a todos
Puedo equivocarme, creo que dijimos
Que no podía pasar aquí.

4 No espero hablar en términos de razón,
Nuestra dignidad e inocencia heridas
Contradicen tus heridas de batalla
Curadas, no obstante, hasta aquí.

5 Ahora parece casi increíble
Nos reímos muy fuerte
y despertamos a todos
Puedo equivocarme,
pero creo que dijimos
Que no podía pasar aquí.

6 Ahora parece casi imposible
Nos encontramos otra vez
donde empezamos
Puedo equivocarme, creo que dijimos
Que no podía pasar aquí.


Robert Michael Mapplethorpe nació el 4 de noviembre de 1946 en Floral Park, Nueva York. hijo de una familia católica norteamericana. Su infancia parecía ser la de un muchacho normal, sin embargo, la trayectoria de Robert, nadie podría imaginarla, obviamente tampoco él se imaginaría como habría de terminar.

«No sé si sabías que los maricas se están muriendo.»
Robert Mapplethorpe

A comienzos de los años ochenta, lo que ahora conocemos como SIDA, en Estados Unidos se conocía con el nombre de GRID —Gay Related Inmune Deficiency / Inmunología Relacionada con la Homosexualidad—.



En 1982, existían 285 casos en 17 estados de los Estados Unidos, de estos 285 casos, la mitad se encontraban en la ciudad de Nueva York. Robert Mapplethorpe, para entonces, ya conocía algunas historias de casos de GRID en el Mineshaft —bares sadomasoquistas en la ciudad de San Francisco— con síntomas de hinchazón de los nódulos linfáticos, hepatitis de carácter grave, neumonías, infrecuente cáncer de piel —sarcoma de Kaposi—, y un abanico de infecciones.

Mapplethorpe en este mismo año tomaba un medicamento antibacteriano llamado Flagyl para combatir la amibiasis gastrointestinal que padecía desde varios años atrás; estos desórdenes entéricos se le atribuían a la población gay debido al incremento de la práctica del coito anal. Robert se mostraba extrañamente letárgico, es decir, que tenía poca energía para salir por las noches, se quejaba de síntomas gripales. El Dr. que le atendía —Dr. Lutz— al interrogarlo para hacerle un historial clínico, acerca de la relación que tenía Robert con las drogas; este último decía: «no consumo drogas reactivas, tan sólo tomo cocaína, alucinógenos y nitritos.» Lutz lo ingresó al Hospital Baptista del Sur en donde le diagnosticaron una infección auditiva de origen bacteriano y una inflamación en los nódulos linfáticos. Para entonces, el acrónimo GRID había sido sustituido por el más neutro de SIDA, peso aún quedaba por aislar el virus del HIV y aún habría que esperar 2 años, hasta que en 1984, para el desarrollo de pruebas fiables para la detección de anticuerpos. A Mapplethorpe le daba pánico la posibilidad de padecer SIDA; sin embargo, la radiografía de su tórax era normal y no mostraba síntomas de neumonía. Ahora bien, su infección auditiva no era normal en una persona de 36 años; seguramente, de haber contado con un sistema de detección sanguínea como las actuales, Robert habría dado positivo.

Mapplethorpe comenzó a desviar su atención de las escenas sadomasoquistas, comenzando a fotografiar escenas pornográficas heterosexuales cono si ello le proporcionara cierta protección frente al SIDA. La fascinación por la pornografía puede entenderse como parte de una postura vanguardista destinada a descodificar la pornografía con base en remedar su propia «imagen». La revista Screw cita al respecto:

La estrategia de Maplethorpe [sic] es, en cierto sentido, cínica. Estos ciudadanos de clase alta que bajo ningún concepto querrían verse sorprendidos frecuentando el ambiente anónimo de los espectáculos en vivo y las tiendas “porno”, tienen, no obstante, la misma necesidad que todos los demás de imágenes con que nutrir su apagada vida sexual. Así, dado que ellos no acuden al “porno” Maplethorpe [sic] les trae el “porno” a domicilio.» 2

Robert Mapplethorpe continuó teniendo aventuras con sus modelos; C.S. Manegold, clasificaba a este estilo de vida como Homo New Yorkus. El verdadero mensaje de las fotografías de Robert no se hallaba relacionado con la moda, sino con el poder y la sumisión, especialmente en lo que se refería a hombres de raza negra.

Dada su educación católica, el crítico Paul Schmidt se preguntó si las fotografías de Mapplethorpe no constituirían un mecanismo propio para enfrentarse a su culpabilidad sexual. Cuando un adolescente de 3er grado comete un acto de exhibicionismo está realizando también un acto de agresión que, en ese contexto, representa al mismo tiempo un deseo de recompensa y de castigo. Equivale a «que te jodan», pero luego es: «castígame porque soy un niño malo.»

Robert adquirió celebridad por abrir paso a todo un campo de especulación teórica en una sociedad que nunca se había enfrentado abiertamente a la iconografía del sexo. Schmidt opinó que al principio Mapplethorpe se enfrentaba a la imaginería sexual de un modo sumamente inconsciente, hasta que advirtió que podía salir bien librado de todo ello; sin embargo, al final se sentía desgraciado y, sin querer parecer condescendiente, Schmidt cree que en algún lugar del fotógrafo se ocultó un alma consumida que grita pidiendo afecto.

El SIDA ejerció un profundo efecto en la perspectiva de Mapplethorpe frente a la fotografía, Robert fue mostrando la tendencia a fotografiar a aquellos modelos que le atraían más desde un punto de vista estético que sexual. Muchos amigos de él, le previnieron de que se comportamiento sexual equivalía a un suicidio. tal parece que su comportamiento iba cambiando en cuanto al contenido de sus fotografías pero no era equivalente al cambio de comportamiento de sus prácticas sexuales. Para Robert el sexo era lo más importante que cualquier otra cosa en su vida, y por más que las consecuencias de sus acciones entrañaran ahora un mayor riesgo, se negaba a modificar su comportamiento. Acaso debido a que raramente practicaba el sexo anal —método de transmisión de SIDA citado con más frecuencia por los especialistas—, Mapplethorpe creía hallarse a salvo de peligro. O quizá se hallaba sumido en tal estado de autonegación que llegaba a creerse invencible.

«Yo no pertenezco a un grupo de alto riesgo.»
Robert Mapplethorpe

Paul Schmidt señalaba que los autorretratos de Mapplethorpe como la llave que explicaba su propio egocentrismo; estos sirvieron para escenificar las distintas fases específicas de su vida: la confusión sexual de sus primeras polaroids; la blanda facilidad de su convivencia con su mecenas Sam Wagstaff. En los últimos autorretratos el fotógrafo ya no se encontraba bien, el retoque en las fotografías ya no ayudaban; se despertaba a mediados de la noche empapado en sudor, las glándulas linfáticas seguían hinchadas y padecía dolores estomacales y diarrea.

Wagstaff, que también era su amante, había cuidado de sus intereses durante la última década, pero dado que ambos habían construido una suerte de muro defensivo en torno al tema del SIDA, no osó insistir en que el joven artista se hiciera las pruebas de detección de la enfermedad, a pesar de que Wagstaff padecía todos los síntomas de dicha enfermedad.

A finales de septiembre de 1986, Mapplethorpe se encontraba tan débil que apenas podía abandonar su departamento, su pulmonía tenía todas las probabilidades de ser de las del tipo que provoca el SIDA. Robert había tenido relaciones sexuales al menos con un 75 % de los hombres que aparecía en el libro —Black Book— los cuales se rumoraba que muchos de ellos habían contraído el SIDA y ya estaban muertos. Robert estaba cada vez más enfermo y no recibía los cuidados necesarios, se empeñaba en negar su enfermedad y a ingresar a un hospital a examinarse; sin embargo, mas tarde y debido a su malestar aceptó ingresar a un hospital, en el cual, los resultados de sus exámenes resultaron positivos.

Mapplethorpe alimentaba una fe pueril en las capacidades curativas de la ciencia; en diciembre de 1986, salió del hospital, sintiéndose mejor debido al AZT y a las inyecciones semanales de vitamina B12 , mientras que en enero de 1987, su mecenas y amante ya había muerto de SIDA. Este acontecimiento despertó la sospecha en el medio artístico de la salud de Mapplethorpe; todos creían que Robert tenía SIDA.

Esta situación llevó al fotógrafo a estallar, recorriendo todos los bares de homosexuales en busca de negros. Había confiado a diversos amigos que atribuía a un negro el haberle contagiado el virus del SIDA, pero después de vanagloriarse de haberse acostado con aproximadamente un millar de hombres, difícilmente podía estar seguro. Con todo esto, se aplicó a la tarea como un ángel vengador, abordando a un negro tras otro con ofertas de cocaína para luego tentarlos con la palabra nigger. Es imposible saber concretiza si Robert tomaba precauciones en la cama, pero para los observadores externos, el fotógrafo mostraba una agresividad espeluznante.

Mapplethorpe, heredó de su fallecido mecenas —Wagstaff— la cantidad de 7 millones de dólares. Esta cantidad le incrementaba la fe de curarse: «Tan solo confío en vivir lo suficiente para disfrutar de la fama». Su enfermedad sirvió para incrementar el potencial de ventas de sus obras. Para entonces, era ya uno de los fotógrafos más célebres del mundo, y durante la última década su obra había aparecido en sesenta y una exposiciones individuales, cinco libros y quince catálogos. El SIDA, sin embargo, no tardaría en catapultarlo hacia otro ámbito de la fama ya que, por desgracia, nada había de realzar tanto su vida como la perspectiva de perderla. Los galeristas, como buitres, opinaban que no era imposible vender un millón de dólares en obra, con base en la enfermedad del fotógrafo: «cuanto más muerto mejor», la gente empezaba a comprar fotografías de Mapplethorpe anticipándose a su muerte. El valor de cada fotografía se elevó a diez mil y quince mil dólares por anticipado. Mapplethorpe, su enfermedad y la iconografía sexual o pornográfica eran toda una sensación. Mapplethorpe se convertía en una Institución, en una empresa, en una fábrica de fotografías.

En mayo, Robert sufrió una recaída de su pulmonía. Aquejado de neuropatía, una inflamación de los nervios que le produjo un terrible ardor en los pies. Mapplethorpe era un paciente extremadamente pasivo: se tomaba cualquier pastilla que le fuera recomendada, pero, aunque diversos doctores le previnieron de que el consumo de cocaína no haría sino dañar aún más su sistema inmunológico, continuaba aspirándola y fumando casi dos paquetes de cigarrillos al día. Al respecto, el fotógrafo decía: «Si tengo que cambiar mi estilo de vida, no me interesa seguir viviendo».

La salud de Robert iba en decremento, los doctores le diagnosticaron que padecía el síndrome de consumición —pérdida de peso y diarrea crónica—; en marzo comenzó a sentir terribles dolores abdominales y náuseas generalizadas.

Las apetencias sexuales se extinguían también; fotográficamente hablando, Robert había dejado de concentrarse en los desnudos de negros y, posteriormente en ninguna clase de desnudos; por el contrario, desvió la atención a las estatuas de mármol, intentaba insuflar vida a la piedra. Sus retratos femeninos comenzaron a parecerse cada vez más a imágenes de ángeles.

Una nueva morbosidad aparecía en la obra de Mapplethorpe, una de las imágenes más macabras es, sin duda, la fotografía que tomó de una calavera humana. Para él, constituía la imagen más puramente escultural de todas. Por otro lado, este tipo de fotografías ya no eran tomadas físicamente por Robert, sino por su hermano y su laboratorista, ya que el fotógrafo ya no estaba en condiciones de hacerlo, sólo dirigía la acción. El estilo de Mapplethorpe se había convertido hasta tal punto en un formulismo que al artista le bastaba con dar su aprobación a una prueba polaroid para delegar el proceso fotográfico a otra persona.

En mayo de 1988 Mapplethorpe firmó los documentos pertinentes para la creación de la Fundación Robert Mapplethorpe y diseñó la normativa bajo la que habrían de administrarse los fondos de la organización. Para entonces, al fotógrafo no le interesaba destinar el dinero de la fundación a la investigación del SIDA, y prefería emplearlo únicamente en proyectos relacionados con la fotografía y sus exposiciones.

La idea de vivir y de poder curarse algún día hacia que Robert Mapplethorpe insistiera en comer en restaurantes, a pesar de que vomitaba prácticamente todo lo que ingería; esta conducta lo llevó al hospital nuevamente para que se le instalara un catéter Hickman en el tórax para poderle administrar regularmente una solución proteínica por vía intravenosa. Robert, ya en casa, al verse como monstruo, lleno de tubos en el pecho, cayó en una profunda depresión y, para colmo, tuvo que contratar, a pesar de todo, un enfermero que le ayudara a alimentarse. Los utensilios de cocina dieron paso a jeringas epidérmicas. «Todos estos tubos me hacen parecer una criatura del espacio … es horroroso.» reclamaba el artista.

Para estas fechas, apenas se enteró su familia de que Robert tenía SIDA, desde 1967 no se veían, y obviamente tampoco sabían de la homosexualidad de Mapplethorpe. Nancy —su hermana mayor— reunió a la familia y les contó la situación de Ronert: de su enfermedad y de su homosexualidad; Joan —su madre— no creyó que su hijo fuera gay. Posteriormente visitaron a Robert.

En julio de 1988, después de la visita de sus padres, ingresó al hospital St. Vincent, donde le fue diagnosticada una mycrobacterium avium-intracellulare —MAI— una enfermedad terminal. De esta forma, comenzó a extenderse el rumor de que el fotógrafo no había de abandonar el hospital en vida, cosa que no fue así, Robert regresó a su casa, tenía una gran motivación por asistir a la inauguración de la máxima exposición fotográfica que iba a tener en el Whitney.

Ya estando en la inauguración, Mapplethorpe se vio envuelto por una muchedumbre de seiscientas personas. Los paparazzi buscaban obtener imágenes que representaran lo que comenzaba a convertirse a toda prisa en un nuevo género retratístico: la imagen del SIDA. «Otra dimensión de la realidad moral».

Robert había «seguido una curva cultural que se iniciaba en los setenta y ochenta con los diversos movimientos de liberación sexual y que ahora parece descender hacia el temor y la muerte.» afirmaba Kay Larson en el New York. El SIDA había proporcionado una importancia adicional a la obra de Mapplethorpe; hasta qué punto era el artista importante o mediocre; ésta ha de pasar a un segundo plano. Se trata, definitivamente, de una cuestión de mercadotecnia y de creación de mitos.

«En definitiva, resulta imposible adivinar cómo percibirán a Robert Mapplethorpe las generaciones futuras … muchas personas compraban sus flores por la emoción de poseer un Mapplethorpe o, en su caso, la punta del iceberg, por asó decirlo. Muchas de ellas jamás habrían colgado sus imágenes sexuales en su casa, pero el hecho de poseer una de sus flores les permitía coquetear levemente con su mundo. La exploración de la sexualidad representa un tema de gran importancia en fotografía, y Robert, sin duda, ha de contemplarse como una figura crucial.» 3

A Robert le preocupaba saber que sus padres visitaran la retrospectiva de su obra en el Whitney; esto reflejaba que «…sus padres eran aún los sacerdotes represores de su infancia, y él seguían siendo el mismo chiquillo asaeteado por la culpa.» comentaba Steven Aronson.

Mapplethorpe era un hombre agonizante, sin embargo, seguía convencido de que al final se salvaría. Creía firmemente que la cura para el SIDA existía, y que todo era cuestión de resistir hasta que apareciera. En noviembre inició un curso de hiperinmunoterapia, que consistía en inyectarle, a los pacientes de SIDA en estado avanzado, anticuerpos extraídos de individuos infectados. Robert era uno de los primeros en el mundo en recibir esta tratamiento. Poco después el fotógrafo se encontraba mejor.

Mientras tanto, su madre preguntaba a su hijo menor Ed —que trabajaba como asistente de Robert— si el fotógrafo seguía yendo a misa los domingos, y que tenía la intención de mandarle al padre George Stack —sacerdote de su infancia— para larle a Robert los santos sacramentos. El padre Stack acudió al lugar de Mapplethorpe, quedando hipnotizado al contemplar los objetivos que adornaban la habitación; era un verdadero combate entre el bien y el mal en cuanto al arte religioso que decoraba el espacio. La intención de confesarlo se diluyó inmediatamente, posponiéndola para otra futura visita.

El galerista Howard Read, en dos años realizó 3 exposiciones de Mapplethorpe; después de la muerte de Robert, Read comentó: «Si Robert hubiera vivido seis meses más y hubiera anunciado desde su lecho que se había limitado a sacar fotografías de su almohada y que quería montar otra exposición, lo más probable es que la hubiéramos hecho.»

Así, Read, organizó otra muestra de fotografías de Robert con base en sus bustos e iconos religiosos. Las fotografías fueron tomadas por su asistente Brian English, supervisadas por Robert; se imprimieron 10 copias de cada fotografía y se vendieron inmediatamente. Como se puede observar, todas estas fotografías, eran de objetos que Mapplethorpe tenía al alcance de su mano; de haber estado sano no lo habría autorizado.

«El Momento Perfecto» era la exposición más importante de Robert Mapplethorpe, la cual se inauguraría en 9 de diciembre de 1988 en el Instituto de Arte Contemporáneo de Filadelfia. Constituiría el último de los objetivos del fotógrafo. Éste continuaba sufriendo vómitos tan intensos que ya no podía digerir las pastillas de AZT; por lo tanto no pudo asistir a Filadelfia, conformándose con ver el acontecimiento por video; al respecto éste dijo: «Fue como asistir a mi propio funeral y oír a la gente hablando de mi … Me sentí tan entristecido que me eché a llorar.» Este acontecimiento sumió a Robert en la peor depresión de su enfermedad, no hallaba consuelo en nada: ni en el sexo, ni en las drogas, ni en la comida; los cigarros constituían su único placer, se negaba, por supuesto, a dejar de fumar.

Mucha gente —amigos de Robert— pensaban que la Fundación Mapplethorpe contribuiría a la investigación en torno al SIDA además de la Fotografía; sin embargo, el artista sólo le interesaba utilizar el dinero para perpetuar su nombre; quería hacer un equivalente al Oscar de Hollywood en el campo de la fotografía, con la diferencia que los ganadores recibirían un Mapplethorpe. Después de todo, en enero decidió inesperadamente destinar una parte de su riqueza —1 millón de dólares— al SIDA; el cual sirvió para crear una unidad de cuidados para enfermos del SIDA en el Hospital Beth Israel; actualmente, este pabellón es conocido con el nombre de «Mapplethorpe».

«Ahora ya no tengo ningún objetivo por el que luchar.»
Robert Mapplethorpe

Robert ya no podía digerir las pastillas de AZT sin vomitarlas, así que le administraban el medicamento por vía intravenosa. Se incluyó a Mapplethorpe a un programa de ensayos humanos de un nuevo medicamento, el CD-4. La fórmula era una copia del receptor CD-4 presente en numerosas células del sistema inmunitario y del cerebro del cuerpo humano, y se creía que actuaría a modo de señuelo, aferrándose al virus del SIDA y dotando a las células de una protección absoluta.

Sin embargo, en febrero comenzó a expectorar un esputo verde y espeso, lo que creó la sospecha de una neumonía de origen bacterial; posteriormente Robert sufrió un acceso de dolores gástricos intensos lo cual hizo pensar a Robert: « … me estoy muriendo.»

Robert fue trasladado, el mismo mes, a Boston, al Deaconess Hospital, ahí recibió las malas noticias de que, efectivamente padecía neumonía bacteriana, lo cual impedía que se le administrara el CD-4. En marzo comenzó repentinamente a sufrir hemorragias gastrointestinales, y los médicos le insertaron tubos por la garganta para drenarle el estómago; su sistema inmunitario se hallaba tan deteriorado que los medicamentos ya no le funcionaban. Su organismo estaba siendo atacado por todos los flancos.

El fotógrafo ya no tenía nada que hacer, se entretenía escribiendo su nombre repetidas veces en un cuaderno, convirtiendo su escritura en una maraña. El 8 de marzo sufrió una parálisis que le inmovilizó la parte izquierda de su rostro. Uno de sus ojos se cerró. ya no podía hablar; sólo emitía gemidos, los médicos le aumentaron la dosis de morfina, pero él seguía esforzándose por permanecer despierto: no estaba dispuesto a morir.



Ed —su hermano menor— tuvo la ocasión de cumplir la promesa que le había hecho a su madre y dio aviso al capellán del hospital, quien acudió para administrarle los últimos sacramentos. Robert no despertó: a las cinco y media de la madrugada del día 9 de marzo de 1989, sufrió un violento ataque que sacudió convulsivamente todo su cuerpo; las frenéticas sacudidas de su organismo constituían un síntoma de disfunción cerebral; Mapplethorpe había pasado sus últimos momentos librando su propia batalla interna mientras avanzaba hacia la luz. ew

NOTAS

1. Pet Shop Boys, Actually, EMY, 1987.
2. Morrisoe, Patricia, Robert Mapplethorpe, Circe, Barcelona, 1996.
3. Ibid.


BIBLIOGRAFÍA

Fridman, Wolf H., El Cerebro Móvil: de la Inmunidad al Sistema Inmune, Fondo de Cultura Económica, México, 1997.

Morrisroe, Patricia, Robert Mapplethorpe, Circe, Barcelona, 1996.

Rosenzweig, Mark R. y Leiman, Arnold I., Psicología Fisiológica, Mc. Graw Hill, 1995.

Lowe - Morricone - Tennant, Pet Shop Boys, Actually, [CD], EMI, 1997.

7.03.2008

el MISTERIO de las HADAS

por: eduardo warnholtz

INTRODUCCIÓN

“La verdad existe. Sólo se inventa la mentira”
George Braque, Pensées sur l´art.

De acuerdo al programa de la materia y a la libertad de desarrollar un ensayo con base en la iconografía medieval, decidí escoger el tema de las hadas, ya que el temario no lo contempla y creo interesante cubrir esta parte del imaginario medieval y sus repercusiones en la actualidad.

¿Existen las hadas? Me parece que demostrar su existencia es tan difícil como la de conocer su inexistencia, ya que se halla una gran cantidad de información que habla sobre ellas desde las Parcas de la cultura Romana o las Moiras griegas o la combinación de estas últimas dando origen a las Fatas, que posteriormente dieron nombre a las Hadas, las cuales son una especie de “divinidades” femeninas que protegen, controlan e intervienen en la vida del hombre; también está el pueblo celta que fue el primero en defender la teoría de que las hadas descienden de los ángeles rebeldes que se refugiaron en los mares, montes y ríos cuando fueron expulsados del cielo; así como los escritos medievales de la época de los caballeros y el Tratado de las Ninfas, Sirenas, Pigmeos y Otros Seres del médico Paracelso, primer escritor que describe con profundidad a estos seres; por las limitaciones de este ensayo, sólo presentaré un ejemplo de una hada llamada Melusina y, finalmente, analizaré el suceso publicado en el libro El misterio de las hadas de Arthur Conan Doyle que describe el caso de las niñas que tomaron fotografías de hadas en Inglaterra en 1917 y que fueron publicadas en 1920.

El objetivo del presente ensayo consiste en mostrar y analizar, a través de un recorrido por la historia de las hadas, seis imágenes: [1] una pintura del maestro Guillebert de Mets, con base en la novela Melusina entre los años 1410 y 1420, [2] y [3] son una ilustración de 1478 y un fragmento de una xilografía de 1525 de la obra de Jean d´Arras, del libro de Melusina; [4] y [5] son dos fotografías de 1917: Frances y las hadas y Elsie y el gnomo.

Quisiera recalcar la importancia que deben seguir teniendo las hadas en la imaginería del ser humano. Nuestra concepción del entorno en el que vivimos –naturaleza, animales, árboles, ríos, mares… uno mismo–, podría estar mejor si no lo destruyéramos, sin embargo, actualmente esto no es así y, por lo tanto, siguiendo la mitología celta, parece que las hadas han abandonado su hábitat porque ya no pueden vivir en estas circunstancias. Pienso que hay una relación directamente proporcional entre el cuidado de nuestra naturaleza con la credibilidad en las hadas, lo cual se les puede aplicar principalmente a los niños. A los adultos nos interesa más demostrar que no existen las hadas, que cuidar nuestro entorno natural, por lo tanto, el origen y significado de las hadas, son una muestra de la preocupación por la naturaleza y, al mismo tiempo, por la demostración de la inexistencia de éstas, lo cual, me hace pensar en la falta de interés, por parte de los escépticos, en la conservación de nuestro mundo y el constante interés por las cuestiones materiales.

Considero importante analizar el origen de las hadas y su vigencia en la actualidad, fundamentalmente con el uso de la fotografía de principios del siglo XX, a través del caso de las hadas de Cottingley, Inglaterra, que las acercó a lo “real”. Citando a Joan Fontcuberta 1 , la fotografía se sitúa en un campo ontológico más que en un campo estético, de tal manera que la fotografía a partir del siglo XX, comienza a perder su placer estético que dominó durante toda la segunda mitad del siglo XIX y comenzó a proporcionar verdades visuales sobre el mundo, a pesar de que estos dos campos siempre girarán alrededor de la ambigüedad entre la realidad y la ficción.

Nunca antes se habían visto hadas fotografiadas, las imágenes que se conocían hasta entonces, eran pinturas y grabados, por lo tanto, conocerlas a través de unas fotos, fue motivo de escándalo en la prensa británica en 1920, la fotografía aparece como una tecnología al servicio de la verdad que pretende fijar en nuestras conciencias nuevos convencionalismos. Las fotografías de las hadas podrían equipararse como el beso de Judas, es decir, el falso afecto vendido por treinta monedas que esconde una traición y personifica la Verdad y la Vida que, al mismo tiempo, afecta nuestras suposiciones sobre lo real. Al respecto Fontcuberta concluye:

[…] Judas se ahorca agobiado por los remordimientos. ¿Reaccionará la fotografía a tiempo para escapar a su suicidio anunciado? 2

En el caso de las fotografías de Cottingley, este “suicidio anunciado” no fue hasta los años ochenta que una de las autoras confesó la puesta en escena de los recortes de hadas, clavados con alfileres sobre la vegetación en donde fueron tomadas las imágenes fotográficas, de tal forma que, pasaron seis décadas para que especialistas de Kodak publicaran la estafa más fabulosa jamás hecha al público y un hito en la historia de la humanidad.

El presente ensayo, es una propuesta para conscientizar al lector sobre la importancia que tienen las hadas en el imaginario colectivo, es decir, en su constante permanencia durante varios siglos de la historia de la humanidad.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Con base en el libro El significado de las artes visuales de Edwin Panofsky 3 , haré un análisis con los tres niveles que plantea el autor: en el primer nivel con un significado primario o natural que constituye una descripción pre-iconográfica de la obra de arte; en segundo lugar, la significación secundaria o convencional que identifica imágenes, historias y alegorías y corresponde a lo que Panofsky denomina como nivel iconográfico; finalmente, la significación intrínseca o contenido, nivel que se denomina iconológico.

[1] 29
El descubrimiento del Secreto de Melusina, de Le Roman de Mélusine.
Una de dieciséis pinturas hechas por Guillebert de Mets cerca de 1410.
La original es guardada por La Biblioteca nacional de Francia.
Es un manuscrito sobre pergamino elaborado en el primer cuarto del siglo XV

Nivel 1: Es una pintura cuadrangular en formato horizontal que contiene tres figuras antropomorfas y una de ellas es una combinación antropomorfa y zoomorfa, los personajes se encuentran definidos bajo líneas de contorno horizontales y verticales y se reconocen con base en un claro/oscuro y el uso de varios colores; no existe una perspectiva bien definida.

Nivel 2: En el cuadro hay tres personajes: uno de ellos, el de la izquierda, es un hombre de perfil y parece dirigirse hacia la izquierda portando una lanza sobre su hombro izquierdo y una espada que le cuelga de la cintura; sus ropajes son azules, sus medias y calzado son rosados y usa un sombrero negro. El personaje central es un hombre que viste de rojo con motivos en dorado, así como su cuello, mangas y bordes del vestido; usa sombrero negro con una pluma blanca en el centro, calza botas color café y, parece portar una espada que le cuelga de la cintura; su rostro refleja un gesto al tener la boca entre abierta y, sus manos están alzadas mostrando las palmas; se encuentra junto a una puerta de madera con un agujero; del otro lado de la puerta se encuentra un cuarto que semeja estar cerrado –sólo está abierto por la pared que da hacia el espectador– y en que se ve una mezcla de mujer alada con cola se serpiente, la cual se encuentra dentro de un cubo de madera, al parecer lleno de agua; la mujer porta un sombrero rojo y su actitud se compara a la de una persona tomando un baño, ya que su mano derecha, toca su abdomen y con la otra mano se sujeta del cubo; se perciben unos manchones blancos que parecen simular agua que se derrama hacia el piso. El tipo de construcción en el que habitan estos personajes parece un lugar con muros y columnas, es un lugar cerrado y se puede ver la salida hacia el campo.

Nivel 3: La pintura refleja el momento climático de la historia de Melusina, cuando el conde Raymondin de Lusignan rompe su juramento de no ver a su mujer los días sábado; al traicionar su palabra, sorprende a Melusina –la expresión de los ojos, boca y manos de Raymondin– bañándose pero con su cuerpo transformado: de la mitad del ombligo para abajo, tiene una cola de serpiente y la parte de arriba de mujer. La historia de Melusina, hace hincapié en la incapacidad de los hombres para respetar hasta el final la condición que ella impone a cambio de su amor; así, víctimas de su impaciencia, de su avidéz y sus celos, los hombres hachan a perder, de forma muy estúpida, la oportunidad de convivir con una hada y, contribuir al mismo tiempo a la liberación de su hechizo, pero el hombre no es capaz de desencantarla porque es débil como todos los mortales. No puede cumplir con su palabra y no sabe amarla como debería.

[2] 30
Raymondin observa a su mujer, Melusina, en el baño y descubre que posee en la parte inferior el cuerpo de una serpiente.
Ilustración de la obra de Jean d'Arras, del libro de Melusina, 1478.

Nivel 1: Es una ilustración cuadrangular en formato vertical que contiene tres figuras antropomorfas y una de ellas es una combinación antropomorfa y zoomorfa, se ven, también, elementos fitomorfos; los personajes se encuentran definidos bajo líneas de contorno negras horizontales, verticales y diagonales y se reconocen con base en un coloreado básico –amarillo, verde y rojo– sobre blanco; no existe una perspectiva bien definida.

Nivel 2: En el cuadro hay tres personajes: uno de ellos, el de la izquierda, es una mujer con la parte inferior de su cuerpo en forma de serpiente que se posa sobre unas líneas onduladas, tiene el cabello largo y rubio, utiliza un sombrero en forma de cono y, en la punta de éste, le cuelga un adorno amarillo; la mujer muestra sus senos y con sus manos se cubre lo que correspondería a su zona genital; se encuentra dentro de un cuarto de un castillo. Al otro lado de la puerta se encuentra un hombre que viste un traje hasta el suelo, tiene el pelo rubio y porta un sombrero amarillo que, en su parte trasera, sostiene una pluma verde; con su mano izquierda sostiene una espada roja y con su mano derecha, parece despedirse del hombre que se encuentra a su derecha; este último monta un caballo –que sólo se muestra por la parte trasera– y viste con una capa roja, sombrero amarillo y pelo rubio; el hombre se dirige hacia la derecha y con su mano diestra parece despedirse del hombre que se encuentra en el centro del dibujo. En el primer plano de la imagen –esquina inferior derecha–, se denota un fragmento de construcción, al parecer del castillo con dos torres y, en tercer plano, al fondo se encuentra un árbol verde con sus flores en amarillo.

Nivel 3: El dibujo refleja el momento climático de la historia de Melusina –que se comenta en la imagen anterior–, en este caso, parece que apenas va a sorprender a Melusina que se encuentra bañándose. Una diferencia sustancial, es la presencia de un caballero –que monta a su caballo–, que porta una capa roja; este último personaje podría ser el conde de Forest, hermano del conde de Lusignan, quien intrigó a Raymondin a pensar que su mujer no estaba disponible los sábados porque Melusina podría verse con sus amantes. La ilustración muestra que Melusina está por ser sorprendida en su cuarto de baño por su esposo, pues sólo basta con voltear y ver a través del agujero que se encuentra en la puerta. El árbol que se muestra en la parte trasera del dibujo, puede significar el bosque o el campo y, el fragmento de construcción en la parte inferior izquierda, la construcción del castillo de Lucignan.

[3] 31
Melusina.
Xilografía del libro de Jean d´Arras (fragmento) 1525.

Nivel 1: Es una xilografía cuadrangular que contiene tres figuras antropomorfas pero dos de ellas son una combinación antropomorfa, zoomorfa y alada; los personajes se encuentran definidos con líneas negras horizontales,verticales y diagonales sobre blanco; no existe una perspectiva bien definida.

Nivel 2: En el cuadro hay tres personajes: uno de ellos, el de la izquierda, es una mujer con cabellos largos, su parte superior está desnuda y muestra sus senos, la parte inferior de su cuerpo tiene forma de serpiente y cuenta con unas alas en su espalda y posa sus garras sobre una tina; con su mano izquierda cubre su vientre; se encuentra dentro de un cuarto de un castillo que se puede ver en toda la xilografía. Al otro lado de la puerta se encuentra un hombre, tiene el pelo largo y porta un sombrero, se encuentra recargado sobre una puerta con un agujero y está viendo a través de éste. En la parte superior derecha, se halla el tercer personaje, el cual es una mujer suspendida en el aire, la parte inferior del cuerpo cuenta con cola de serpiente con garras en lugar de pies y, en la parte superior, ya no se muestra desnuda y le salen unas alas de su espalda; enseña la palma de su mano izquierda.

Nivel 3: La xilografía refleja, de la misma manera que las imágenes anteriores, el momento cúspide de la historia de Melusina. Otra diferencia sustancial, es la presencia de Melusina fuera del castillo y volando. La xilografía muestra que Melusina, al ser sorprendida por su esposo, cumple la promesa de abandonarlo y de nunca volverlo a ver, por eso el hada se despide del conde al salir volando. En este ejemplo, se puede apreciar la importancia de la construcción del castillo de Lucignan.

[4] 32
Frances y las hadas, fotografía tomada por Elsie en julio de 1917.

Nivel 1: Es un cuadrángulo fotográfico que contiene cinco figuras antropomorfas, cuatro de ellas cuentan con alas. La imagen es monocromática y tiene una coloración sepia, el claro/oscuro es fundamental para definir las figuras y no se define perspectiva.

Nivel 2: La figura central, es una niña de aproximadamente 7 años con su cabello largo y con algo que parece un arreglo floral en su cabeza, su mirada está dirigida hacia la cámara fotográfica, su mano derecha sostiene su cabeza por debajo y sólo se muestra su rostro y una parte de sus hombros; por debajo de su rostro, a la altura de su pecho, se encuentran cuatro mujeres pequeñas con alas cada una de ellas, las cuales, parecen estar saltando sobre las puntas de sus pies, tres de ellas con sus brazos estirados y la cuarta tocando una especie de flauta. Los cinco personajes se encuentran en el campo, a la izquierda de la imagen se encuentra una cascada de agua.

Nivel 3: La fotografía presenta a una niña en el centro superior de la imagen poniendo mucha atención a la cámara fotográfica; las mujeres pequeñas son unas hadas que están divirtiéndose alrededor de la niña, unas bailan y otra toca una flauta. Esta imagen, al ser una de las primeras fotografías que mostraron la presencia de hadas en 1920, causó un gran escándalo en la prensa británica a principios del siglo XX. Un detalle importante de esta foto, es una contradicción técnica entre la cascada de agua que se encuentra a la izquierda y el congelamiento de las hadas en su danza; los datos que presenta el libro de Arthur Conan Doyle presentan que esta imagen fue tomada con un tiempo de exposición de 1/50 s., sin embargo, es imposible que con esta velocidad se pueda ver la caída del agua de la cascada de esa forma, lo correcto sería que no se viera barrida dicha caída; considerando que el tiempo de exposición haya sido mucho menor a 1/50 s., entonces la niña no podría moverse, de lo contrario saldría movida o barrida, así, lo más conveniente en este caso, es que la niña esté bien situada y con la cabeza bien sujetada por su brazo y mano y, sus ojos fijos a un punto –la cámara– para no moverlos durante la exposición. Las hadas aparecen congeladas en la fotografía porque son recortes de revista encajadas con alfileres en la vegetación.

[5] 33
Elsie y el gnomo, fotografía tomada por Frances en septiembre de 1917.

Nivel 1: Es un cuadrángulo fotográfico que contiene dos figuras antropomorfas, una de ellas cuentan con alas. La imagen es monocromática y tiene una coloración sepia, el claro/oscuro es fundamental para definir las figuras y se define vagamente perspectiva.

Nivel 2: La figura central, es una niña de aproximadamente 15 años con su cabello largo y con un sombrero en su cabeza, se encuentra sentada sobre sus piernas en el pasto y su mirada está dirigida hacia un hombre alado muy pequeño que se encuentra frente a ella, el cual, tiene su cuerpo inclinado hacia la niña y su rostro hacia la cámara. El fondo muestra varios árboles.

Nivel 3: La fotografía presenta a una niña en el centro de la imagen poniendo mucha atención a un gnomo que se encuentra interactuando con ella, su pierna izquierda se encuentra apoyada sobre el pasto y la derecha la tiene dispuesta hacia el vestido de la niña; su rostro lo dirige hacia la cámara y el rostro de ella hacia el gnomo. Esta imagen, también causó un gran escándalo en la prensa británica a principios del siglo XX. Un detalle importante de esta foto, es el congelamiento del gnomo; los datos que presenta el libro de Conan Doyle presentan que la imagen fue tomada con un tiempo de exposición de 1/50 s., lo cual es posible pues, tanto la niña como el gnomo están estáticos y no hay ninguna referencia de barrido como en la imagen anterior. El gnomo es un recorte de revista encajado con alfileres en la vegetación.

PARECELSO
Felipe Aureolo Teofrasto Bombasto de Hohenheim

Nació en Einsiedeln, Cantón de Schwys y murió en Salzburgo (1493-1541). Médico y conocedor de las obras de Hipócrates, Galeno y Celso entro otros. Observador y escrutador de la naturaleza y sus misterios, cultivó la astrología, la alquimia y la magia. Pero su último fin, era la medicina –la sanación.

En su Tratado de las Ninfas, Sirenas, Pigmeos y Otros Seres 4 , Parécelo es el primer escritor que profundiza en estos temas en los cuales, nos dice que ninguno de estos seres procede de la estirpe de Adán, porque pertenecen a genealogías diferentes a la del hombre y a la de los animales; sin embargo, estos seres copulan con los hombres y generan seres.

Para Paracelso, sólo existen dos generaciones en la tierra, la de Adán, formada por la tierra y es completamente tangible y material, el hombre forma parte de esta generación, lo cual, le impide atravesar una pared y; la otra, que no es formada por la tierra, es invisible, espiritual y sutil, lo cual, hace que los seres de esa generación, por su vaporosidad, no tienen problema para atravesar las paredes. Una tercera generación, es la combinación de las dos generaciones mencionadas.

Los seres de esta naturaleza mixta tienen la característica de poder volar como un espíritu, y también tienen las necesidades de los hombres como comer, excretar y beber; son de carne y hueso como los hombres. Los seres de la tercera generación no han sido redimidos, porque no tienen alma y no proceden de la generación de Adán, de tal forma que si el hombre es una imagen distorsionada de Dios, ellos son una imagen distorsionada del hombre. Paracelso dice:

En verdad, para ser como hombres sólo les falta el alma, pero esta carencia les impide servir a Dios y actuar según su ley. Debido a este impedimento sólo les queda actuar, en la medida de los posible, según la ética y un código honesto. Por lo tanto, si de toda la creación el hombre es el ser más cercano a Dios, estos seres son los más cercanos al hombre. 5

Tales criaturas habitan en cuatro moradas naturales, una acuática en donde habitan las Ninfas –Ondinas–, otra aérea en donde se alojan los Silfos –Silvestres–, otra terrestre que ocupan los Duendes y Pigmeos –Gnomos– y la última ígnea en donde moran las Salamandras –Vulcanos. Con base en los cuatro elementos –aire, agua, tierra y fuego–, los seres se alojan en el elemento apropiado a su naturaleza.

Para que el hombre no dude de la existencia de Dios, éste le pone ante su presencia al diablo y a otros espíritus, para que el hombre los conozca y los comprenda. Por ejemplo, las Ninfas son visibles al hombre, debido a su vaporosidad, pueden soportar la densidad de nuestro caos, pero no a la inversa, pues nosotros no toleramos su medio. Los hijos que pueden tener los hombres con las ninfas, son humanos porque el padre pertenece a la generación adámica que les proporciona una alma que les proporciona, a su vez, alma y eternidad.

Con base en lo anterior, estos seres buscan el amor del hombre, porque así alcanzarían un estatus superior al que pertenecen –como lo haría un pagano al ser bautizado que busca la redención de Cristo recibiendo un alma–; sin embargo, la relación carnal del hombre no se da con todos los seres, las ninfas son los seres que más se aproximan a esta relación y, en segundo lugar los silfos, pero los pigmeos no tienen esta clase de relación, sólo asisten al hombre y, en última instancia, las salamandras porque tienen muy poco acercamiento con los hombres y mayor contacto con el diablo, por lo que es preferible evitarlas.

Estos seres se pueden esfumar si son maltratados cerca del elemento en donde habitan; si existiera un pacto entre la criatura y el humano y el ser se esfumara, dicho pacto seguiría vigente; por ejemplo, si un ser se ahogara, el hombre a este vinculado se ahogaría también. La liga que los une, sólo puede deshacerse si ambas partes renuncian al vínculo que los mantiene unidos, de otra forma, ser y hombre, estarán juntos hasta el juicio final.

Paracelso añade en su libro dos razas que se emparientan con las ninfas y con los pigmeos, se trata de los gigantes y los enanos, los cuales tampoco proceden de la generación adámica pero sí de los silfos –para los gigantes– y de los pigmeos –para los enanos. El origen de estos seres es animal, son unos monstruos porque, según Paracelso, no tienen ni pueden tener alma porque Dios así lo decidió.

Finalmente, creo que Paracelso en su último tratado muestra el punto medular de su libro al hablar sobre el motivo por el cual Dios ha producido estas criaturas y dice:

Dios dotó a estos seres para que fuesen capaces de guardar y conservar la creación; así, los gnomos atesoran las riquezas de la tierra, i.e., metales y otros objetos preciosos, de forma que no salgan al exterior antes de su debido tiempo, pues tales tesoros –oro, plata, hierro, etc.– deben ser racionados a fin de que haya una distribución equitativa y no les llegue a unos pocos solamente. Así, su función es la de dosificar los bienes dispensándolos a su debido tiempo y a las personas adecuadas. 6

De la misma forma, los hijos de estos seres tienen su razón de existir; por ejemplo, las sirenas, los gigantes y los enanos tienen la tarea de anunciar los acontecimientos importantes para la humanidad como los grandes desastres. De tal forma que:

“mientras que los gigantes vaticinan la caída y ruina de una nación, los enanos tienen la tarea de anunciar los períodos de hambruna, y las sirenas son las encargadas de presagiar la muerte de los grandes hombres del reino. […] Todos y cada uno de nosotros recibirá lo que le corresponda según haya gastado su vida en relación con el amor a la verdad […] aquél que hoy grita, callará; […] quien ahora intenta esclarecer las cosas, conocer, amar la verdad, en ese día será venturosos y dichoso. Llegado ese día, podréis comprobar que nada ha sido desvirtuado ni falseado por mí” 7


Las HADAS

Alejandra Ramírez Zarzuela 8 , hace un análisis profundo del origen de la palabra « Hada » así como del significado y razón de su existencia en nuestro mundo.

La palabra viene del latín, de fatum, y del plural fata, que significa oráculo, es decir, el designio del destino, del hado, del futuro. La “t” de fata evolucionó como el resto de las letras oclusivas sordas (p,t y k) a su forma sonora (b,d,g), de tal forma quedó la palabra « Fada » que se utilizó en los primeros textos medievales; el paso de fada a hada se dio por la aspiración de la “f” latina quedando el sonido [ada]; posteriormente, en el castellano se sustituyo esta pérdida con el signo gráfico “h”, para saber que antes existía una “f” pero ya no sonora; por lo tanto, la etimología sería la siguiente: FATA > FADA > HADA.

« Fata» además de significar oráculo, en la cultura romana, también se utilizaba para llamar a las Parcas que eran divinidades del destino, tres hermanas representadas como hilanderas que limitaban a su antojo la vida del hombre; sus nombres eran Nona, quien presidía el nacimiento; Decima, el matrimonio; y Morta, la muerte. Los romanos tomaron la idea de este trío con base en las Moiras griegas que también eran tres: Cloto, Láquesis y Átropo, las cuales velaban en un palacio que se encontraba próximo al Olimpo. Para los griegos, cada hombre tenía su moira, es decir, su parte de vida, de suerte y como reguladoras de la vida; así Cloto hilaba, lo cual simboliza el curso de la existencia; Láquesis, enrollaba, es decir, el transcurrir de la vida del individuo y; Átropo, cortaba el hilo, es decir, el término de la vida de una persona.

Actualmente, « Hada » tiene un significado combinado, dado por los griegos con sus Moiras y por los romanos con la Tría Fata, en donde coinciden que las hadas son una especie de “divinidades” femeninas que protegen, controlan e intervienen en la vida del hombre.

La palabra « Hada » tiene el mismo origen en el resto de las lenguas europeas; de fata o fatal proviene « Hada » en castellano, fata en italiano, fada en portugues, fée en francés, fee en alemán y fay –más tarde fairy– en inglés. Podemos ver que no sólo se ha conservado el significado sino también la etimología.

Primordialmente a los irlandeses, el conocimiento de las hadas no les llega de Roma sino de la cultura Celta que se estableció en sus tierras –año 1000 a.C. hasta el siglo V d.C. Por otro lado, la expansión del conocimiento de las hadas por toda Europa, también se le debe a las Cruzadas, ya que se introdujeron imágenes de seres fantásticos traídos de Oriente, de tal forma que se favoreció la creación de una literatura del Reino de las Hadas. Con la aparición de textos de caballerías en la época medieval, el término de hadas, se confundía con el sentido de hechiceras, por lo tanto, en los textos medievales no quedó claro el límite entre hadas y brujas; ahora esto se ha resuelto distinguiendo a las hadas buenas de las hadas malas o brujas.

Como un factor en común, las hadas tienen una estrecha relación con la naturaleza; las teorías que intentan explicar el origen de las hadas son cuatro: una, considera que las hadas son ángeles caídos; otra, dice que son antiguas divinidades o dioses; la tercera, afirma que proceden de una antigua tribu o raza primitiva y, la última, cree que provienen de los muertos. El pueblo celta fue el primero en defender la teoría de que las hadas descienden de los ángeles rebeldes que se refugiaron en los mares, montes y ríos cuando fueron expulsados del cielo.

El pueblo celta nació en la Edad de Bronce –año 1000 a.C.– y creció en la Edad de Hierro en la que ya se encontraba Europa; el mayor esplendor celta se sitúa en la Europa Británica entre el s.V a.C. y el s.V d.C. período en el que Irlanda fue dominada; en esta época, los celtas creían en las hadas de la misma forma que el día de hoy, las mentes racionalistas niegan su existencia.

También se cree que las hadas son descendientes de una antigua tribu nórdica de la Edad de Bronce –anteriores al pueblo celta– y que se escondieron en montes y cuevas. Otra teoría afirma que las hadas descendían de los antiguos dioses y sus distintas divinidades; así las hadas y ninfas eran el resultado de la relación entre dioses, titanes y hombres, lo que explica su conocimiento de las propiedades mágicas, de la naturaleza y de sus dotes proféticas.

Una tercera teoría dice que las hadas fueron en sus orígenes dioses y héroes y que perdieron su poder con la llegada del Dios cristiano. La cuarta y última teoría apunta que las hadas provienen de los muertos, relacionando a las hadas con los druidas celtas, afirmando que las hadas son las almas de los druidas. Así, el Druidismo es la creencia religiosa del pueblo celta –siglo II a.C. hasta el siglo II d.C.–; otros pueblos relacionan a las hadas con la muerte de los niños, creyendo que las hadas son las almas de éstos, que murieron sin recibir el bautismo, es decir, como muertos paganos.

Al relacionar de manera muy estrecha a las hadas con la naturaleza, también se cree que son las causantes de las tormentas, el arco iris, los desprendimientos de la tierra, los maremotos, la niebla, etc., es decir, con hechos que el hombre desconoce y escapa a su explicación, así, éste, recurre al mito en la búsqueda de alguna teoría que le de alguna satisfacción; por eso, las hadas pueden ser culpables de muertes repentinas, tormentas feroces, pérdida de objetos, etc. De esta forma, Ramírez comenta:

“Para los más descreídos esta necesidad del hombre de buscar una explicación convincente ante los hechos que no comprende, son el verdadero origen de las hadas y de las distintas religiones. El hombre se siente indefenso si no tiene en qué apoyarse o a quién culpar. Según esta teoría, los creyentes crearon sus dioses como las culturas paganas crearon a las hadas. El hombre es débil y torpe y, ante su temor, se escuda en seres que dominan su destino. […] me atrevería a sugerir que las hadas surgen de la necesidad del hombre por no sentirse solo ante el mundo desconocido para él que es la naturaleza y que, aunque formemos parte de ella, nos desborda y desconcierta. […] El hombre, llevado por este temor, crea sus propias imágenes, inventa sus habitantes y, a la vez que los teme, les pide ayuda.”. 9

Al principio de los tiempos, los hombres y las hadas compartían el mismo medio, sin embargo, con la llegada de la tecnología, la civilización, el ruido, las carreteras y, todo aquello que permitiera al hombre alejarse de la naturaleza, dio como consecuencia que las hadas se refugiaran bajo las colinas, dentro de las cuevas, bajo los ríos, en el interior de los océanos, en las fuentes, en el interior de los bosques, separando su mundo del de los hombres quebrantando la comunicación que alguna vez los unía. Pero, ¿en dónde viven las Hadas? Se cree que en el País de las Hadas, ¿dónde es esto? Parece ser que al norte de Europa, en la isla mítica de Avalon que, en galés Avallach significa “tierra de las manzanas” 10 , isla paradisíaca, sobrenatural, invisible para los ojos de los mortales y lugar en donde la tradición cristiana no había llegado aún y, en donde los sacerdotes eran especialistas en las artes curativas y mágicas; en esta isla no existía el tiempo, la enfermedad, el frío, el sufrimiento o el dolor. Avalon es “El País de la Eterna Juventud”, “El Reino de las Hadas” o “El Otro Mundo”. Es un lugar idílico.

El cuidado de los bosques es primordial en el mundo de las hadas 11 ; los árboles son su morada predilecta, sobre todo los de mayor antigüedad como el roble, el fresno y el espino entre otros; así, los árboles son sagrados.

Para las hadas, el tiempo está relacionado con el cambio de las estaciones y se rigen por el calendario celta –diferente al gregoriano–, por esta razón, las celebraciones de las hadas no coinciden con las nuestras. Para los celtas el año comienza el 1 de noviembre –solsticio de invierno–; esa noche –la más larga del año–, conocida como la noche del dios celta de la muerte Samhain, porque se daba muerte al sol, abriendo paso al invierno. La siguiente fiesta de las hadas es el 1 de febrero o noche de Imbloc, es la fecha que culmina con el invierno –se igualan la noche y el día– y marca el inicio de la primavera. El 1 de mayo, los celtas celebran la noche de Beltaine, es el inicio del verano y el florecimiento de las flores, así, esa noche celebra el triunfo del sol y la muerte del frío. La última fiesta del País de las Hadas se celebra el 1 de agosto, conocida como la noche de Lunasa, es el final de las cosechas y el punto álgido del verano.

La primera clasificación sobre las hadas, se la debemos al pueblo celta, esta consta de 4 grupos que, a su vez, están relacionados con los cuatro elementos de la naturaleza: las hadas del aire, de la tierra, del agua y del fuego.

En Europa existen tres grandes pueblos de hadas: El primero es en Gales –bajo tierra– ahí se creía que había un reino subterráneo denominado Annwn; las Annwn eran doncellas de agua llamadas las gwragedd annwn. El segundo pueblo de las hadas son los Tuatha de Dannan en Irlanda, estos se encontraron con los Filborgs y los derrotaron y expulsaron de Irlanda –año 1000 a.C.–, hasta que los milesios tomaron Irlanda y los vencieron, de tal forma que una parte de los Tuatha de Dannan se refugiaron en las Tierras Altas de Escocia y su nombre cambió a Sidhe –hada en gaélico– y, la otra parte de ellos abandonaron Irlanda y se refugiaron en la isla de Tir Nan Og ¬–que no aparece en los mapas. El tercer grupo, son las fatas del mediterráneo –como las denominaban los romanos– o ninfas griegas. El pueblo romano llamó a sus espíritus femeninos « Fatas» desplazándose con ellas por todo Europa, la mayoría de las hadas de los bosques, de los lagos y fuentes, provienen de estas hadas originales. Actualmente el nombre de fata sólo lo conservan las fatas o fate italianas.

Antes de adentrarnos en un ejemplo concreto de estos seres, es decir, de Melusina, primero considero conveniente hablar sobre la importancia en que se desenvuelve esta criatura, es decir, el agua.

el AGUA

Del agua proceden todas las cosas y de la sequedad se vislumbra la muerte. Los cuentos, frecuentemente, hablan acerca del “agua de la vida”, la “fuente de la juventud”, “elixir de larga vida y buena salud”, el agua es un elemento mágico por excelencia. Es, asimismo un elemento femenino, dotado de todos los atributos de la feminidad: la belleza, la seducción, el amor y la fecundidad. Por otro lado, el agua es difícil de dominar, es huidiza, móvil, ondulante, pero al mismo tiempo es pacífica y colérica, es por esto que Melusina, como espíritu del agua, tiene dos caras, es todopoderosa y caprichosa, apasionada y despiadada, esconde bajo su apariencia dulce y débil un demonio terrible; Parécelso la clasifica de la siguiente manera:

Las melusinas son hijas de reyes, desesperadas a causa de sus pecados. Satán las raptó y las transformó en espectros, en espíritus malignos, en fantasmas horribles y monstruos espantosos. Se cree que viven sin alma racional en un cuerpo fantástico, que se nutren de los elementos y que en el juicio final desaparecerán con ellos, a menos que se casen con un hombre. Entonces, por la virtud de esta unión, pueden vivir naturalmente en el matrimonio. Se cree que de estos espectros hay varios en los desiertos, los bosques, las ruinas y las tumbas, las bóvedas vacías y las orillas del mar. 12

Estas hadas, como Melusina, han consagrado su existencia al amor, pero siempre terminan asfixiando a sus amantes bajo sus suaves caricias, besos y lágrimas. Brasey lo resume de la siguiente manera: “El universo propio de los genios femeninos del agua está dominado por la pasión, la sensualidad y el amor, pero se trata de un amor desesperado, siempre doloroso y a menudo fatal.” 13

Con base en el error que ha tenido el hombre para amar a las hadas del agua, podría decirse que dicho error podría ser interpretado como aquel hombre “civilizado” contemporáneo, que ha contaminado los ríos con productos químicos, que ha infestado los mares con manchas de petróleo o que ha envenenado las capas freáticas, ese hombre ya no puede aliviar el corazón afligido y doliente de las hadas del agua. Es paradójico que las melusinas –sirenas y ondinas–, hayan sido las primeras diosas que adoraron los hombres y que, antes de que Dios fuera situado en el cielo por los hombres, éstas reinaran sobre la inmensidad de los mares de nuestro hogar, nuestro planeta.

MELUSINA

Con base en el Diccionario de las Hadas de Katharine Briggs 14 , la historia de Melusina podría clasificarse como la versión novelada francesa de la Lamia 15 clásica que ya existía en la tradición popular anterior al siglo XIV. Édouard Brasey 16 en Sirenas y Ondinas, hace referencia a otros nombres con el que se conoce Melusina. A veces es llamada la Madre Orcina o la Madre Oca, o la Madre Osa, o la Madre Ogresa.

Lusignan 17 es su dominio principal, allí se le puede ver bañándose vestida de luto en las fuentes de la región. El hada tiene un peine en una mano y lleva otro en la cabeza. Tiene cola de pez y su cuerpo está cubierto de escamas. Es una hada de sombra y luz, se le considera originaria de Albania –país blanco–, nacida de las relaciones del rey de ese país con una hada. Es alternativamente la ogresa que devora a sus hijos y la portadora de la luz que da la vida. Es un rostro de la Diosa Madre de las antiguas religiones precristianas y matriciales. Paracelso la califica como una ninfa y, de maga o de demonio marino por algunos teólogos, es inspiración de varios autores de la Edad Media y se encuentra en el origen de numerosas familias nobles. 18

En el siglo XIV, Vicente de Beauvais se refiere por primera vez a esta historia pero ocurrida en el país de Sangres. Sin embargo, en 1392 aparece la primera versión escrita –la más completa– sobre la leyenda de Melusina, el Roman de Melusin o Historia de Melusina, escrito por Jean d´Arras; la historia de Melusina en el castillo de Lusignan, en Poitou. Ya se conocía por tradición oral; d´Arras sólo recopiló distintas versiones y creó su propia historia. En 1401, un capellán de Parthenay, Couldrette, dio a conocer una versión abreviada de d´Arras que evoca los amores de Melusina con el conde Raymondin de Lusignan.

Existen múltiples versiones de la historia de Melusina, la más completa es la de Jean d´Arras que volvió a contar Thomas Keightley en el siglo XIX 19 :

La tragedia de Melusina comenzó muchos años antes de que ella naciera. Cuenta la leyenda que cuando el rey Elinas de Albión –Albania– perdió a su joven mujer quedó desconsolado, sólo tenía fuerzas para salir, sin ninguna compañía, a cazar. Un día, cansado por la jornada, se acercó a una fuente a beber, ahí se encontró con una bella mujer de cabellos rubios y piel blanca que se encontraba sentada en el borde de la fuente. La joven se llamaba Presina y era una hada. El rey quedó deslumbrado por su belleza e inmediatamente le propuso matrimonio. Ella le dijo que si, sólo le puso una condición: que no podría verla en el momento de dar a luz, de lo contrario, tendría que abandonarlo para siempre. El rey aceptó el trato. Así se casaron y, tiempo después dio a luz a tres hermosas niñas. Nathas, hijo del rey, nacido en su primer matrimonio, corrió a dar la feliz noticia a su padre, que su mujer estaba pariendo y, éste, por la emoción, olvidó el pacto que tenía con su mujer y entró en la habitación sorprendiendo a su amada que bañaba a sus hijas. En ese momento desaparecieron las cuatro, el hada Presina y sus tres hijas: Melior, Palatina y Melusina y se refugiaron en la isla perdida –Avalon–, de esta forma, las hijas acumularon un gran rencor y odio a su padre por perder la oportunidad de vivir en un palacio y de ser enormemente ricas, invadiéndoles la necesidad de venganza hacia el, así, un día, incitadas por Melusina, las tres hermanas aprovecharon un descuido para encerrar a su padre en el monte Brandelois, de donde no pudo salir. Cuando Presina se enteró de lo que le hicieron sus hijas al hombre que tanto amó, les echó una maldición. Melior fue encerrada en un castillo, condenada hasta el fin de sus días a proteger a un gavilán prodigioso, pero sin perder su belleza; Palestina no podía salir de una cueva en el condado de Barcelona y; a Melusina le tocó la peor parte, la convirtió en serpiente de cintura para abajo y le dijo que tenía que cuidar toda su vida de la fuente sagrada y que podría vivir como mortal, pero, todos los sábados la mitad de su cuerpo se convertiría en serpiente, para que nunca olvidara el mal que había hecho contra su padre; podría casarse, pero su marido nunca podría verla en ese estado, de lo contrario, tendría que abandonarlo al instante viviendo el resto de sus días convertida en serpiente. Aquí termina la historia de Prisina y empieza la de Melusina –siglo XII.

Años después se repite la historia de su madre, pues Melusina se encuentra jugando con el agua de la fuente en el bosque de Colombiers, en Poitou, cuando aparece el conde Raymodin de Lusignan, que acababa de matar accidentalmente a su tío, el conde de Poitiers, durante una cacería de jabalíes. Lleno de remordimientos, Raymondin vagaba por el bosque cuando llegó a una fuente –Fuente de la Sed Bonita o Fuente de las Hadas–, tres damas se divertían en ella a la luz de la luna. Una de ellas era Melusina, e inmediatamente la belleza de Melusina lo conquista, sobre todo cuando ella le afirma que era cristiana. Inmediatamente Raymondin le pidió su mano, Melusina acepta y le pone la condición de que nunca podría verla en día sábado, le aseguró que si rompía su juramento, se vería privado para siempre de volverla a ver y causaría la desgracia de ambos para toda la vida:

Me juraréis por Dios y su imagen
Que me tomaréis en matrimonio […]
Y que ningún día de vuestra vida,
Por nada que nadie diga,
Los sábados preguntaréis,
Ni averiguación alguna haréis,
Sobre qué puente mi cuerpo cruzará,
Ni adónde irá ni qué hará,
Y también yo os juraré
Que a ningún lugar malo iré. 20

El acepta el trato. Gracias a sus inmensas riquezas, ella construye, cerca de la Fuente de la Sed Bonita, el castillo de Lusignan, después contruyó La Rochelle, Cloître, Malliers, Mersent y otros lugares.

El destino de Melusina, a pesar de sus riquezas, era la soledad. Dio a luz a ocho hijos afectados por deformidades: Guy –un ojo rojo y otro azul, orejas grandes y el rostro corto y ancho–, Regnault –un solo ojo–, Odon –una oreja más grande que la otra–, Urian –un ojo más alto que el otro–, Antoine –algo parecido a una zarpa de león en la mejilla–, Froimond –una mancha velluda en la mejilla–, Orrible –parecía salido directamente del infierno– y, Geoffroi –con tres ojos, uno de los cuales en medio de la frente y, con un diente enorme que le salía de la boca. A pesar de sus defectos físicos, los hijos de Melusina fueron hombres de gran valor y bravura, destacándose como héroes y como buenos partidos.

Un día, el conde de Forest, hermano de Raymodin, deseaba conocer a Melusina, justamente llegó al castillo en un sábado, por lo que no pudo conocerla; esto le molestó y le sugirió a su hermano que su mujer debía tener un amante y por eso, los sábados el no veía a su esposa; así el conde incrementó paulatinamente sus dudas y, un sábado, entreabrió la puerta de la torre para ver a su mujer. El espectáculo que le esperaba le hizo lanzar un grito de horror. Jean d´Arras dice:

Vio a Melusina, que estaba en la tina, hasta el ombligo con forma de mujer, y peinaba sus cabellos; y del ombligo para abajo con forma de cola de serpiente, gruesa como un barril de arenques, y muy largamente batía su cola en el agua, de tal modo que la hacía saltar hasta la bóveda de la habitación. 21

Cuando Melusina se vio sorprendida, lo miró tristemente, levantó sus alas y escapó por la ventana para siempre. Así el conde se reprochó su desconfianza porque Melusina siempre fue honesta con el. Cuentan desde entonces que el conde se hizo ermitaño y murió de tristeza en Montserrat. Hay voces que afirman que cada vez que muere alguien de la familia, aparece una serpiente alada que da vueltas por el castillo.

La historia de Melusina, hace hincapié en la incapacidad de los hombres para respetar hasta el final la condición que ella impone a cambio de su amor; así, víctimas de su impaciencia, de su avidéz y sus celos, los hombres hachan a perder, de forma muy estúpida, la oportunidad de convivir con una hada y, contribuir al mismo tiempo a la liberación de su hechizo, pero el hombre no es capaz de desencantarla porque es débil como todos los mortales. No puede cumplir con su palabra y no sabe amarla como debería.


las FOTOGRAFÍAS de COTTINGLEY

Para esta parte de mi ensayo, voy a tomar como fundamento el libro El misterio de las hadas del médico y escritor Arthur Conan Doyle 22 (1859 – 1930), ya que éste se interesó por uno de los acontecimientos que pensó, serían un hito de la historia de la humanidad, a pesar de que también podría ser la estafa más fabulosa jamás hecha al público.

La muerte y el sobrevivir, eran el eje fundamental de la vida de Conan Doyle, quien fue criado en el seno de la Iglesia católica, que después abandonó. Perdió un hijo, a su hermano menor y a su madre en la Primera Guerra Mundial y, esto lo hace buscarlos a través del espiritismo, el cual se convierte en el centro de su vida.

Conan Doyle dice que podemos ver lo que se encuentra dentro del espectro luminoso y que, también, hay vibraciones a un lado y al otro que no podemos ver con los ojos, lo cual es absolutamente cierto, por lo tanto, el especula que, por esta razón, podrían existir seres que no podemos ver, pero que algunas personas como los clarividentes si lo pueden hacer.

Los hechos se dieron a comienzos del mes de mayo de 1920, cuando Conan Doyle se enteró por medio de un redactor de una revista, que se habían tomado unas fotografías de hadas; así se contactó con Edward L. Gardner, presidente de una rama de la Sociedad Teosófica y conferenciante muy conocido en el campo del ocultismo, el cual ya tenía en su poder las fotografías de las hadas y los respectivos negativos y los había sometido a dos expertos de primer orden, uno en Londres y otro en Leeds, los cuales afirmaron que las placas eran auténticas pero inexplicables.

Las causantes de estas imágenes fueron dos primas: Elsie de diecisiete años quien sabía dibujar –detalle que creaba desconfianza–¬, y Frances de siete años que vivían a varios kilómetros la una de la otra y que tomaron dos series de fotografías de hadas; una en julio de1917, y la otra en agosto de 1920.

Conan Doyle y Gardner se juntaron en el lugar donde se tomaron las fotografías, el primero se encargaría de escribir los resultados de la investigación y el segundo de hacer todos los contactos necesarios para demostrar su hipótesis de la autenticidad de las hadas fotografiadas. Se enviaron las imágenes de la primera serie a la casa Kodak para hacer un peritaje 23. El resultado de Kodak fue que los examinadores del material no desearon manifestarse sobre las fotografías ya que argumentaron que son capaces de reproducir en un estudio un negativo semejante empleando maquetas y telas pintadas.

Con base en lo anterior, la Strand Magazine –número de Navidad de 1920–, fue la primera publicación sobre el caso de las hadas. Citare una parte de la publicación con palabras de Conan Doyle:

[…soy incapaz de hacer un balance concreto de este asunto, […] es indiscutible que tendrá repercusiones. Las experiencias infantiles se tomarán más en serio. Habrá cada vez más cámaras fotográficas. Aparecerán otros casos bien autentificados. Estos pequeños seres que parecen vivir a nuestro lado, que no se distinguen de nosotros más que por una ligera diferencia de vibración, nos resultarán familiares. El simple hecho de pensar en las hadas, aunque no se las vea, añadirá encanto a cada paseo por el campo. Creer en la existencia de las hadas hará que el espíritu materialista del siglo XX salga del atolladero enfangado en el que se encuentra hundido, y hará que reconozca que la vida está llena de encanto y misterio. […] Preveo todo esto y aún más […] estamos a punto de explorar un nuevo continente, que no está separado de nosotros por océanos, sino por principios parapsíquicos sutiles pero insuperables […] el hombre es sostenido por una mano auxiliadora, y debemos tener confianza y dejarnos guiar. 24

Conan Doyle al creer en el caso de las fotografías tomadas por dos niñas, muestra una fascinación por la vida y por el amor a la naturaleza, su desprecio por el espíritu materialista del siglo XX, consecuencia de la revolución industrial de finales del siglo XIX, le dan un sentido muy humano a la comprobación de la existencia de las hadas a través de estas fotografías.

El artículo que se redactó en la Westminster Gazette llamado ¿Existen las hadas? Investigación en un pequeño valle de Yorkshire, El misterio de Cottingley, La historia de la muchacha que hizo las fotos, fue un ataque que se publicó en enero de 1921. Sin embargo, fue aún más virulenta la crítica que se hizo en el semanario Birmingham Weekly Post, en donde Hall-Edwards precisa que:

[…] la mayor de las dos jóvenes ha sido descrita por su madre como una niña de mente imaginativa, que tiene costumbre de dibujar hadas desde hace años y que durante cierto tiempo estuvo trabajando con un fotógrafo. Además, pasa mucho tiempo en valles hermosísimos, adecuados para hacer crecer la imaginación de la joven. 25

Conan Doyle y Gardner contestaron todas las críticas, sus argumentos más contundentes se basaban, fundamentalmente, en la edad y la inocencia de las niñas y en las pruebas de autenticidad de los negativos.

Geoffry Crawley, jefe del Journal of Photography de Kodak, a principios de los 80, hizo un segundo estudio de las imágenes de las hadas. Los resultados fueron publicados en cuatro números a lo largo de cinco años. En febrero de 1982 se publicó el primer artículo, el cual, tuvo como consecuencia que Elsie, ya con más de ochenta años de edad, enviara una carta a la revista con la siguiente declaración:

[…] Elsie aseguraba que las imágenes estaban recortadas de revistas y fijadas con alfileres de sombrero que clavaban en el suelo, entre la vegetación. Era un simple juego de dos niñas de ocho y quince años, y todos se habían burlado. Pasaron unos años, y ellas se habían olvidado ya de las fotos cuando, de pronto, un teosofista empieza a usarlas en público como prueba y de inmediato se mezcla en todo ello nada menos que sir Arthur Conan Doyle, que publica un atículo sobre el tema, y en los periódicos se burlaban de él por creer en las fotos. Y además, desde que todo se había hacho público, en el colegio se reían de Frances. Las chicas no se atrevieron a decir la verdad, con la esperanza de que todo pasase lo más pronto posible. 26

La versión de Frances asegura que su prima inventó el testimonio arriba citado por que se pasó casi el resto de su vida huyendo de los periodistas y curiosos, Frances dice “que la foto es verdadera y que por supuesto las hadas existen y ella las veía…” 27

CONCLUSIONES

Los objetivos planteados en este ensayo, los cumplí parcialmente porque la literatura es muy extensa, los ciclos celtas o la literatura de Parecelso, dan para un ensayo por sí solo; un semestre es poco tiempo para desarrollar a mayor profundidad el tema.

Las imágenes medievales son escasas y, la mayoría de éstas abundan en épocas más recientes; sin embargo, al poner un ejemplo concreto de una hada como Melusina en tres imágenes –una pintura, una ilustración y una xilografía–, muestran el estilo medieval con gran claridad. Por otro lado, el par de imágenes fotográficas que presento, brindan el mejor ejemplo del fenómeno de aparición de las hadas en nuestra época –principios del siglo XX.

Considero significativo en esta investigación, que la creencia de las hadas, a parte de la fuerte relación que tienen éstas con nuestro ambiente y los cuatro elementos naturales, también tiene que ver con la coincidencia entre la experiencia de Conan Doyle y Alejandra Ramírez Sarzuela; a ambos escritores les interesó el estudio de las hadas por la misma razón, los dos perdieron algún ser querido; p.e., Arthur Conan Doyle perdió a su hermano, a su hijo y a su madre en la Primera Guerra Mundial y, por esa razón, comenzó a buscarlos en sesiones espiritistas y conociendo de forma muy cercana la teosofía y el esoterismo; el caso de la escritora es similar, ella perdió a su hija pequeña y el gran dolor que le produjo esta pérdida, la llevó a refugiarse en bibliotecas para investigar a las hadas, con la esperanza de encontrar a su hija en una de ellas; por lo tanto, ambos autores, han buscado llenar un vacío con la presencia de las hadas.

Finalmente, es una pena que lo inimaginable, lo inconcebible o lo inasible, ahora se tenga que calcular y procesar para obtener credibilidad y no necesariamente veracidad; aquello que no pueda cogerse con las manos, verse con los ojos y palparse con los dedos ha de pasar a un terreno secundario 28 . Todas las teorías o escritos acerca de las hadas coinciden en una sola cosa: la estrecha relación con la Naturaleza, por lo tanto, el conocimiento de las hadas es una forma de conscientizarse de nuestro entorno o lo que queda de él, de la misma forma de lo que queda de ellas y, si quedaran hadas por allí, que tan dolidas o heridas estarán, que su enojo es una consecuencia de los padecimientos de nuestro planeta y, por lo tanto, de nuestros achaques y falta de salud física y mental.

Se dice que sólo los niños pueden ver a las hadas, casualmente ellos no le hacen daño a la naturaleza, no contaminan los ríos, los mares y los lagos; tampoco sueltan contaminantes al aire ni estallan bombas atómicas bajo la tierra. De ser cierto lo anterior, no me extraña que las hadas estén del lado del que las cuida. En pocas palabras, creo que la existencia de las hadas es inversamente proporcional a la enfermedad del ser humano y su entorno. ew


NOTAS

1. Joan Fontcuberta. El beso de Judas. Fotografía y verdad, Gustavo Gili, 1997, pp. 11-17
2. Teofrasto Parecelso, Tratado de las ninfas, sirenas, pigmeos y otros seres, Índigo, 2003, p. 22
3. Edwin Panofsky. El significado en las artes visuales, Alianza-Forma, 1983, pp. 45-68
4. Teofrasto Parecelso, Op. Cit., pp. 7 - 52
5. Ibid., p. 22
6. Ibid., p. 51
7. Ibid., p. 52
8. Alejandra Ramírez Zarzuela, El Gran Libro de las Hadas, Diana-Libsa, 2007, pp. 12-19
9. Ibid., p.19
10. Las manzanas simbolizaban la eterna juventud, por sus cualidades mágicas, asociadas a la belleza, el poder y la juventud; en donde se encontraban era un lugar que aguardaba a los héroes. Sitio escogido por el rey Arturo como residencia y al que llegó herido antes de morir. También se cree que ahí se encuentra el cuerpo de José de Arimatea, que llegó con el Santo Grial, en Alejandra Ramírez, Op. Cit., p.33
11. Hace ya mucho tiempo los druidas le rindieron culto al roble y estaban convencidos de que éstos pertenecían a una antigua categoría de semidioses, en Alejandra Ramírez, Op. Cit., p.37
12. Édouard Brasey, Sirenas y Ondinas. El universo feérico III, José J. Olañeta, 2001, p. 141
13. Ibid., p. 12
14. Katharine Briggs, Diccionario de las Hadas, José J. Olañeta, 2003, pp. 232 – 233
15. Lamia es un ser que está más alejado de la idea que se tiene de una hada; es una criatura con escamas y cuatro patas, com pezuñas detrás y garras por delante, y rostro de mujer, un hermafrodita con órganos de hombre y pechos femeninos, en Katharine Briggs, Op. Cit., pp. 211-212
16. Édouard Brasey, Op. Cit., pp. 131 - 147
17. La familia Lusignan reinó durante mucho tiempo en Poitou. La familia explotó el mito haciendo de Melusina –la “Mère des Lusignan” la fundadora de su línea genealógica. La recuperación de las hadas por parte de las familias aristocráticas era algo habitual en los siglos XI y XII. En el país de Poitou estas criaturas, habitualmente nocturnas, se les llamaban luciérnagas, damas blancas o hadas que se aparecen en distintos lugares a diferentes personas, en http://es.wikipedia.org/wiki/Melusina
18. Édouard Brasey, Op. Cit., p. 134
19. Ibid., pp. 135-141
20. Ibid., p. 138
21. Ibid., p. 139
22. Arthur Conan Doyle, El misterio de las hadas, José J. de Olañeta, 2003
23. Negativos y pruebas de 8.2 cm x 10.8 cm y de 12 cm x 16.5 cm, así como las diapositivas para su proyección. La cámara que se utilizó fue una Midg de placas de 8.2 cm x 10.8 cm y las placas Imperial Rapid. Las fotografías de las hadas se tomaron en un día muy caluroso y soleado a una distancia de 1.20 m. El tiempo de exposición de 1/50 s. La fotografía del duende se tomó en septiembre de 1917 en un día menos hermoso que el anterior a una distancia de 2.40 m. Con un tiempo de exposición de 1/50 s., en Arthur Conan Doyle, Op. Cit., p. 45
24. Arthur Conan Doyle, Op. Cit., pp. 49 - 50
25. Ibid., p. 61
26. Epílogo de Christopher y Letitia Clemens en Arthur Conan Doyle, Op. Cit., pp. 137 - 138
27. Ibid., p. 138
28. Vilém Flusser, Una filosofía de la fotografía, Síntesis, 2001, pp. 106 - 107
29. en http://www.ciufo.cl/index.asp?Detalle=1&txtNoticiaCodigo=421
30. en http://pt.wikipedia.org/wiki/Melusina
31. Imagen tomada de Juan-Eduardo Cirlot. Diccionario de símbolos, Labor, Colombia, 1994, p.302
32. Imagen tomada de Arthur Conan Doyle. Op. Cit.
33. Ibid.


BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES DE CONSULTA

Brasey, Édouard. Sirenas y Ondinas. El Universo Feérico III, Ed. José J. de Olañeta, Barcelona, 2001.
Briggs, Katharine. Diccionario de las Hadas, Ed. José J. de Olañeta, Barcelona, 2003.
Cirlot, Juan-Eduardo. Diccionario de símbolos, Ed. Labor, Colombia, 1994.
Conan Doyle, Arthur. El misterio de las hadas, Ed. José J. de Olañeta, Barcelona, 2003.
Flusser, Vilém. Una filosofía de la fotografía, Ed. Síntesis, Madrid, s/a.
Fontcuberta, Joan. El beso de Judas. Fotografía y verdad, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 1997.
Page, Michael & Ingpen, Robert. Enciclopedia de las cosas que nunca existieron, Ed. Anaya, España, 1999.
Panofsky, Edwin, El significado en las artes visuales, Alianza-Forma, Madrid, 1983.
Paracelso, Teofrasto. Tratado de las Ninfas, Sirenas, Pigmeos y otros seres, Ed. Clásicos Esotéricos Índigo, Barcelona, 2003.
Ramírez Zarzuela, Alejandra. El Gran Libro de las Hadas, Ed. Libsa – Diana, México, 2007.

http://www.coppolahumphrey.net/melusina.html, última consulta: noviembre 2007

http://www.universoenergetico.com.ar/looculto/hada.html, última consulta: octubre 2007
http://es.wikipedia.org/wiki/Melusina, última consulta: octubre 2007
http://www.ciufo.cl/index.asp?Detalle=1&txtNoticiaCodigo=421, última consulta: octubre 2007
http://pt.wikipedia.org/wiki/Melusina, última consulta: noviembre 2007